Racismo en Cuba http://cubaracismo.impela.net Racismo - Cuba - Racism Wed, 31 May 2017 16:58:13 +0000 en-US hourly 1 https://wordpress.org/?v=4.8 Do we Cubans still need permission to enter state establishments? http://cubaracismo.impela.net/2017/05/do-we-cubans-still-need-permission-to-enter-state-establishments/ http://cubaracismo.impela.net/2017/05/do-we-cubans-still-need-permission-to-enter-state-establishments/#respond Wed, 31 May 2017 16:58:13 +0000 http://www.cubaverdad.net/weblog/?p=173207

Do we Cubans still need permission to enter state establishments?
JORGE ENRIQUE RODRÍGUEZ | La Habana | 31 de Mayo de 2017 – 07:34 CEST.

I recently went to buy cigarrettes at the Ruinas del Parque
bar-restaurant, located on the corner of Obispo and Aguacate, in Old
Havana. I said “good afternoon” to the doorman, and headed towards the
bar, but I was intercepted. Without the least demonstration of courtesy,
the doorman asked me where I was going.

Flustered by both his question and rude tone, I asked him whether I
needed permission to frequent an establishment open to all.

“The Cubans grew ignorant, and now they want to trample everything,” was
his reply. Sporting a guayabera and with a martial bearing, he failed to
explain what my ignorance consisted of, or what exactly I was trampling.

Ruinas del Parque, a bar-restaurant with open-air tables, is part of a
whole series of state-owned businesses located within Havana’s historic
center. Decades back they served foreign tourists almost exclusively,
the high prices of their products and services making them inaccessible
to everyone else.

As I shared my anecdote with workers at several private bars and
restaurants, also located within the historic quarter, I recalled an
often-overlooked reflection: the rise of Socialist Cuba entailed a
tradition of vague and ambiguous laws and regulations.

When they are not applied due to ineffectiveness or political
disagreement – in the best cases – they are subject to individual
interpretation, and serve the interests of the higher-ups of the
Communist Party (PCC), who run corporations and ministries as if they
were principalities.

“Let’s not forget that, even though the ban restricting access to hotels
and tourist services was repealed years ago, we are still not seen in
these places as customers, but rather as a nuisance, or as potential
hustlers,” said chef Rogelito Linares.

According to Dalia Ferrer, an expert soda maker, the reasons for the
doorman’s attitude range from incompetence to prejudice and racism.

“In any case, the question was offensive, as well as counterproductive
in this type of profession. The elegant way is simple: establish a
cordial dialogue by returning the greeting, and informing the potential
customer about the products that can be enjoyed at the business,” she said.

Gauging how deeply our social fabric has been damaged by the wedge
driven by the Government between Cubans and foreigners (even going so
far as to incarcerate Cubans who tried to breach it) is no simple
exercise. The doorman’s question and tone serve as a reminder: the
abolition of a law that discriminated against us is all for naught if we
do not stand up for ourselves and speak out.

“What is sad is that we have become accustomed to this relationship as
if it were something natural, an idiosyncrasy of ours,” explained
bartender Abelito Santana as he prepares a sangría for two Cuban customers.

“We know in advance that in certain places we are going to be
mistreated, or discriminated against, and we somehow participate in this
vicious circle, like docile children of abuse…that doorman is also a
victim.”

Government perceptions of tourism, which can be found at the
pro-Government site Ecured, evidence this obfuscation by restricting and
manipulating the population’s destinations: “Occasionally it has been
pointed out that tourism could have positive benefits by allowing
different cultures to interrelate. However, the socio-cultural impacts
detected tend to be negative for the host society, which is why Cuba
pays special attention to the development of this sector and its
influence in Cuban society.”

Along with the rise of tourism as a leading source of foreign currency
in the country, it was also destined to consolidate (as many Cuban
sociologists and essayists indicated) class discrimination, exacerbated
by the emergence of a private sector in which the military and oligarchy
owns or controls the most prosperous and lucrative businesses.

Trying to restrict my access to Ruinas del Parque was, perhaps, a
personal (though not isolated) decision by the doorman. But, without any
doubt, it reflects, along with racism, a set of attitudes, prohibited by
the Constitution, whose existence and profusion are still denied by the
Government.

Source: Do we Cubans still need permission to enter state
establishments? | Diario de Cuba –
www.diariodecuba.com/cuba/1496208847_31528.html

]]>
http://cubaracismo.impela.net/2017/05/do-we-cubans-still-need-permission-to-enter-state-establishments/feed/ 0
Todavía los cubanos necesitamos permiso para entrar a comercios estatales? http://cubaracismo.impela.net/2017/05/todavia-los-cubanos-necesitamos-permiso-para-entrar-a-comercios-estatales/ http://cubaracismo.impela.net/2017/05/todavia-los-cubanos-necesitamos-permiso-para-entrar-a-comercios-estatales/#respond Tue, 30 May 2017 11:33:01 +0000 http://www.cubaverdad.net/weblog/?p=173137

¿Todavía los cubanos necesitamos permiso para entrar a comercios estatales?
JORGE ENRIQUE RODRÍGUEZ | La Habana | 29 de Mayo de 2017 – 11:15 CEST.

Recientemente, fui a comprar cigarros al bar-restaurante Ruinas del
Parque, situado en la esquina de Obispo y Aguacate, en La Habana Vieja.
Di las buenas tardes al portero, seguí hacia la barra, pero fui
interceptado. Sin cortesía ninguna, el portero me preguntó a dónde iba.

Incómodo, tanto por la pregunta como por el tono descortés, le respondí
que si acaso necesitaba, además de la formalidad de mi saludo, pedir
permiso para consumir en una entidad con libre acceso.

“Los cubanos se volvieron ignorantes y ahora quieren pasar por encima de
todo”, fue el argumento que esgrimió el señor portero, engalanado en una
guayabera y con porte marcial, quien además no supo explicarme en qué
consistía mi ignorancia ni a qué le estaba pasando por encima.

Ruinas del Parque, un bar-restaurante con mesas dispuestas al aire
libre, compone ese paisaje de comercios estatales afincados dentro del
casco histórico de la Habana Vieja, que décadas atrás se enfocaron para
brindar un servicio casi en exclusivo al turista extranjero, por el alto
precio de sus ofertas y productos.

Al compartir mi anécdota con varios trabajadores de bares y restaurantes
privados, ubicados también dentro del casco histórico, recordaba una
reflexión a veces poco atendida. Junto a la Cuba socialista también se
instauró una tradición: aquella donde las reglas y las leyes nunca son
lo suficientemente claras.

Cuando no se aplican por ineficacia o involuntad política –el mejor de
los casos–, solo sirven a la interpretación individual, y para la
conveniencia de los cuadros confiables del Partido Comunista (PCC),
quienes dirigen corporaciones y ministerios al estilo de principados.

“No olvidemos que aunque hace años derogaron la prohibición que nos
restringía el acceso a hoteles y a servicios turísticos, todavía los
cubanos no somos vistos en esos lugares como clientes, sino como una
molestia o como potenciales jineteros”, me dijo el chef Rogelito Linares.

Para Dalia Ferrer, experta en la elaboración de sodas, las razones para
esa actitud del portero van desde la incompetencia hasta el prejuicio y
el racismo.

“De cualquier modo, la pregunta fue ofensiva además de contraproducente
en este tipo de oficio. El modo elegante es simple: establecer un
diálogo cordial devolviendo el saludo, e informando a ese posible
cliente sobre las ofertas o productos que puede disfrutar en tu
negocio”, comentó.

Calibrar cuán hondo fue dañado nuestro tejido social como resultado de
la división que impuso el Gobierno entre cubanos y extranjeros
—llegándose a penalizar hasta con privación de libertad a los cubanos
que intentaron cruzarla—, no es un ejercicio simple. La pregunta y el
tono del señor portero simbolizan un recordatorio: no importa la
abolición de una ley que nos discriminaba si nuestra definición como
sociedad continúa siendo el silencio.

“Lo que entristece es que hemos asumido esa relación como un hecho
natural, metido en nuestra idiosincrasia”, explica el barman Abelito
Santana, mientras prepara una sangría a dos clientes cubanos.

“Saber de antemano que en determinado lugar nos van a maltratar o a
discriminar, y de algún modo participar de ese círculo vicioso, como
buenos hijos del maltrato…”, agrega. “Ese portero también es una víctima”.

Las percepciones gubenamentales sobre el turismo, que pueden consultarse
en el portal oficialista Ecured, evidencian esa obcecación por coartar y
manipular los destinos de la población: “En ocasiones se ha señalado que
el turismo puede tener beneficios positivos al permitir la interrelación
entre culturas diferentes. No obstante, los impactos socioculturales
detectados suelen ser negativos para la sociedad anfitriona, es por ello
que Cuba brinda especial atención al desarrollo de este sector y su
influencia en la sociedad cubana”.

Junto al ascenso del turismo como primera fuente de ingreso de divisas
del país, también se consolidaría —como han señalado no pocos sociólogos
y ensayistas cubanos— una discriminación de clases que alcanza su máxima
hondura en la emergencia de un sector privado, donde la oligarquía
militar regenta o controla los negocios más prósperos o lucrativos.

Intentar restringirme el acceso a Ruinas del Parque, quizás fue una
decisión personal —que no aislada— del señor portero. Pero sin dudas se
inscribe, junto al racismo, en ese conjunto de actitudes excluyentes,
prohibidas por la Constitución, pero cuya existencia y profusión son
negadas por el Gobierno.

Source: ¿Todavía los cubanos necesitamos permiso para entrar a comercios
estatales? | Diario de Cuba –
www.diariodecuba.com/cuba/1495806254_31418.html

]]>
http://cubaracismo.impela.net/2017/05/todavia-los-cubanos-necesitamos-permiso-para-entrar-a-comercios-estatales/feed/ 0
Fallece en Miami el activista Juan Antonio Alvarado Ramos http://cubaracismo.impela.net/2017/05/fallece-en-miami-el-activista-juan-antonio-alvarado-ramos/ http://cubaracismo.impela.net/2017/05/fallece-en-miami-el-activista-juan-antonio-alvarado-ramos/#respond Mon, 29 May 2017 16:54:40 +0000 http://www.cubaverdad.net/weblog/?p=173126

Fallece en Miami el activista Juan Antonio Alvarado Ramos
DDC | Miami | 28 de Mayo de 2017 – 00:35 CEST.

El activista Juan Antonio Alvarado Ramos falleció a los 64 años de un
paro respiratorio en la madrugada de este viernes en Miami, según
informaron a DIARIO DE CUBA fuentes de la disidencia interna.

“Animó las mejores revistas cubanas de estos tiempos sobre la
afrodescendencia en nuestro país. E hizo algo más, abrirse al
continente: a la afrodescendencia en Perú, Colombia, Argentina. Dedicó
su vida a ello. Hizo énfasis en la necesidad de integración y no de la
revancha cultural, de suplantar un racismo con otro”, explicó a DDC
Manuel Cuesta Morúa, coordinador de la plataforma ciudadana #Otro18.

“Durante muchos años desde la Plataforma de Integración Cubana,
(Alvarado Ramos) estuvo acompañando diversos proyectos de la sociedad
civil y animando el debate sobre la problemática racial cubana desde las
revistas Islas e Identidades”, recordó Juan Antonio Madrazo Luna,
coordinador nacional del Comité Ciudadanos por la Integración Racial (CIR).

Alvarado Ramos, nacido en Matanzas en 1953, había cursado estudios
de Historia y Antropología. Se desempeñó como editor jefe de la revista
Islas y como investigador titular del departamento de etnología del
Insitituto Cubano de Antropología. Fue un colaborador y una persona
cercana a DDC.

En la actualidad presidía la Plataforma de Integración Cubana. Era el
editor jefe de la revista Identidades, surgida en 2014, espacio
de discusión y análisis sobre “raza, clase y género”. Había
creado Identidades después de varios años de trabajo “con el movimiento
afrodescendiente y otros grupos alternativos de la Isla, sometidos a la
marginalización, la discriminación y la privación de sus más elementales
derechos civiles”.

“Fue un placer haber conocido a Alvarado, con quien trabajé desde 2011,
realizando las presentaciones de la revista Identidades, que ha sido y
es una publicación que gusta entre los cubanos, porque (como indica su
nombre) narra nuestra identidad. Esta pérdida la sentimos. Seguiremos
adelante con el trabajo de Identidades y con su obra”, puntualizó la
activista Marthadela Tamayo a DDC.

“Era un antropólogo, intelectual y activista de los que en Cuba y el
mundo hacen cada vez más falta. Juan no fue acomodaticio ni vociferante.
Mantuvo abierto el diálogo y el respeto con sus pares de la Isla y la
diáspora. Su trabajo le granjeó admiradores y adversarios, en una
academia (dentro y fuera de Cuba) atraída por los temas de la racialidad
y la política”, señaló el escritor Armando Chaguaceda.

“En su familia hubo alzados de los 60 en El Escambray. Conoció desde muy
niño lo que era la deportación por motivos políticos porque su familia
fue sacada de El Escambray y llevada a Sandino. Era hijo de un preso de
El Escambray”, contó el activista Boris González Arenas a DDC.

Alvarado había trabajado en Angola realizando estudios antropológicos en
Bakongo y Ambundo. Publicó el libro La huella africana en Cuba.

“No habrá funerales. Él me había pedido para este momento cremación
directa y que guardara sus cenizas para regresarlas a una Cuba
democrática”, concluyó su sobrino Lester Pola Alvarado.

Source: Fallece en Miami el activista Juan Antonio Alvarado Ramos |
Diario de Cuba –
www.diariodecuba.com/derechos-humanos/1495924539_31453.html

]]>
http://cubaracismo.impela.net/2017/05/fallece-en-miami-el-activista-juan-antonio-alvarado-ramos/feed/ 0
La MUAD y Otro18 condenan ‘la deriva anticonstitucional de los gobiernos de Cuba y Venezuela’ http://cubaracismo.impela.net/2017/05/la-muad-y-otro18-condenan-la-deriva-anticonstitucional-de-los-gobiernos-de-cuba-y-venezuela/ http://cubaracismo.impela.net/2017/05/la-muad-y-otro18-condenan-la-deriva-anticonstitucional-de-los-gobiernos-de-cuba-y-venezuela/#respond Thu, 18 May 2017 16:10:12 +0000 http://www.cubaverdad.net/weblog/?p=172931

La MUAD y Otro18 condenan ‘la deriva anticonstitucional de los gobiernos
de Cuba y Venezuela’
DDC | La Habana | 18 de Mayo de 2017 – 14:06 CEST.

La Mesa de Unidad de Acción Democrática (MUAD) y la plataforma ciudadana
#Otro18 señalaron su “preocupación” ante “la deriva anticonstitucional
de los gobiernos de Cuba y de Venezuela”.

En un comunicado al que tuvo acceso DIARIO DE CUBA, ambas organizaciones
puntualizaron las diferencias entre las situaciones de ambos países: “la
mayor visibilidad de su sociedad civil y la clara ruptura política de su
estado mínimo de derecho” en Venezuela, mientras en el caso cubano
prevalece “la debilidad de una sociedad civil que se intenta quebrar por
mandato y represión”.

A pesar de estas diferencias, la MUAD y #Otro18 recordaron que “ambos
gobiernos comparten una misma agenda política”.

Tanto Caracas como La Habana perpetran “un nuevo modelo de
inconstitucionalidad permanente dentro de un régimen cívico-militar que
se refugia detrás del uso político de la soberanía de los estados, como
contraria a la soberanía popular o de los ciudadanos”.

“Ambos gobiernos cooperan más entre sí que con sus respectivos pueblos,
en su interés de estabilizar regímenes francamente antipopulares.”,
lamentaron la MUAD y #Otro18.

Asimismo, denunciaron que la “deriva anticonstitucional cubana es cada
vez más notable en la última década” y enumeraron una serie de
violaciones: a la Constitución y a las leyes de procedimiento penal en
el trato policial.

“La creación y creciente visibilidad de grupos de odio que todas las
semanas, y sin variación, atacan con todo el manojo posible de
violencias a las Damas de Blanco, y a activistas de otras organizaciones
que practican acciones cívicas no violentas en las calles, se ha
convertido ya en política pública estructural, junto al uso desfachatado
de la tortura”, condenaron.

Además, señalaron que el régimen está “recuperando el tipo de prácticas
represivas de la época prerrevolucionaria” y siguiendo una política “de
perversión legal y antijurídica”.

Dentro de este comportamiento antijurídico del Gobierno, enumeraron las
“órdenes de registro sin mandato de los tribunales o causa judicial
abierta, registros en viviendas con violación de los términos
establecidos, detenciones ilegales en las viviendas, retención, decomiso
o apropiación indebida por parte del Estado de bienes de propiedad
personal”.

A estas prácticas sumaron la “retención ilegal de pasaportes,
detenciones exprés de activistas para impedirles que lleguen a los
aeropuertos o a sus encuentros; (…) la creación de blogs difamatorios,
que incitan a la violencia civil y entre ciudadanos, y fomentan el odio,
el racismo y la misoginia, hackeo desfachatado de cuentas en Internet o
escuchas ilegales de la comunicación entre ciudadanos”.

Este “muestrario del peligrosamente intenso vaciamiento legal de la
acción de Estado en Cuba” se agrava, precisaron, con “el silencio de las
fiscalías, tanto municipales como nacional ?las que deben velar por el
cumplimiento de la legalidad?, ante las decenas de miles de denuncias
ciudadanas”, agregaron la MUAD y #Otro18.

La MUAD y #Otro18 explicaron que entre las víctimas de esta política
estatal represiva se encuentran el Partido Autónomo Pinero, Candidatos
por el Cambio, la plataforma ciudadana #Otro18, el Movimiento Cristiano
Liberación y CubaDecide.

En el comunicado, ambas organizaciones condenaron que “cinco candidatos
independientes, de #Otro18, han sido incriminados o están en vías de
serlo con el objetivo de privarlos de sus derechos civiles y políticos
para impedirles su postulación en las venideras Asambleas de Nominación
de Candidatos. Tales son los casos de Alexei Gámez, en Matanzas; José
Casares, en Pinar del Río; Rolando Columbié, en Holguín, y José Díaz y
Eliecer Ávila en La Habana”.

Puntualizaron, también, que “muchos activistas que han decidido
participar en las Asambleas de Rendición de Cuenta que se desarrollan en
todo el país se les ha impedido asistir, o se les priva del ejercicio de
la palabra en dichas reuniones”.

Además denunciaron que ” muchas de las Asambleas de Rendición de Cuentas
están siendo custodiadas tanto por la policía nacional como por agentes
de la policía política, en un ejercicio intimidatorio de bravata de
Estado, que se extiende a la visita a electores en determinadas
circunscripciones para disuadirles de que voten por candidatos
independientes”.

“Las autoridades cubanas se colocan en el umbral de la deslegitimación
de las venideras elecciones municipales en Cuba, y con ello, del
edificio mismo del sistema político cubano”, concluyeron.

Source: La MUAD y #Otro18 condenan ‘la deriva anticonstitucional de los
gobiernos de Cuba y Venezuela’ | Diario de Cuba –
www.diariodecuba.com/cuba/1495109171_31211.html

]]>
http://cubaracismo.impela.net/2017/05/la-muad-y-otro18-condenan-la-deriva-anticonstitucional-de-los-gobiernos-de-cuba-y-venezuela/feed/ 0
Un joven matancero denuncia racismo y exceso de fuerza durante un arresto http://cubaracismo.impela.net/2017/05/un-joven-matancero-denuncia-racismo-y-exceso-de-fuerza-durante-un-arresto/ http://cubaracismo.impela.net/2017/05/un-joven-matancero-denuncia-racismo-y-exceso-de-fuerza-durante-un-arresto/#respond Fri, 12 May 2017 16:57:35 +0000 http://www.cubaverdad.net/weblog/?p=170417

Un joven matancero denuncia racismo y exceso de fuerza durante un arresto
MARIO J. PENTÓN, Miami | Mayo 12, 2017

Dionis Pinillo Montalvo yacía esposado en el suelo mientras varios
oficiales de policía le daban patadas y le golpeaban con las porras.
Según su testimonio, unos disparos al aire ahogaron los gritos con los
que la multitud, alarmada ante la brutalidad policial, intentaba impedir
la escena.

Acusado de atentado y tenencia de arma blanca, el joven de raza negra
dice estar dispuesto a llegar hasta las últimas consecuencias con tal de
denunciar lo que para él es una injusticia y un caso de racismo.

“Yo sé que nunca he sido un santo, pero no merecía que me partieran un
brazo o no me dejaran defenderme”, explica Pinillo, de 33 años, quien
reside en Colón, un poblado rural de unos 44.000 habitantes en la
provincia Matanzas.

Mientras se acercaba al Piano Bar el pasado 25 de marzo, uno de los
escasos sitios de recreación para los jóvenes del pueblo, vio un tumulto
y se acercó para comprobar lo que pasaba. Según relata a 14ymedio,
recogió un cuchillo que estaba en el suelo, al parecer por una pelea
anterior y fue increpado por la policía.

“Unos seis o siete oficiales borrachos me derribaron y comenzaron a
patearme y a golpearme con porras. Intentaba librarme pero ellos conocen
técnicas de artes marciales. Producto de esa golpiza me desbarataron el
hueso del brazo derecho. Tuvieron que operarme de emergencia al día
siguiente. Tengo dos láminas de metal en el hueso y siete tornillos
puestos, además de una herida de 14 puntos”, cuenta.

“Yo caigo mal aquí por mi raza. No dudo que me golpearan así por ser
negro”, añade.

Yaidelis Tolón, de 23 años, fue testigo de la golpiza. Según cuenta, los
jóvenes que estaban cerca del Piano Bar comenzaron a gritar a los
oficiales: “abusadores, suéltenlo, no le den más golpes”, pero todo fue
inútil.

“Hasta dispararon al aire para que la gente se calmara porque veíamos
cómo lo golpeaban salvajemente”, dice.

Tolón coincide con Pinillo en que la persona que más lo golpeó fue un
expolicía, conocido como El Ninja, expulsado de las fuerzas del orden
por el uso abusivo de la fuerza, aseguran ambos.

“Yo no sé qué habrá hecho, pero ninguna persona merece que la golpeen
mientras está en el suelo”, añade.

Después de pasar horas en la unidad policial con el brazo partido,
Pinillo fue llevado al Hospital Militar Dr. Mario Muñoz Monroy y
abandonado a su suerte, no sin antes recibir la advertencia de que no
debía decir que había estado detenido.

No es la primera ocasión en que Pinillo se ve cara a cara con la
policía. Estuvo preso cinco años por el delito de hurto y posteriormente
cumplió otro año en prisión por desacato tras negarse a presentar su
carné de identidad a un oficial de policía.

“Quieren vincular este hecho con mi pasado pero yo soy un hombre de
bien. Trabajo como jefe de brigada en los almacenes del Ministerio de
Comercio Interior en el municipio, repartiendo granos y arroz. No he
hecho nada malo después de salir de prisión”, agrega.

Un joven de 20 años que también fue testigo de la golpiza, y que ha
preferido permanecer en el anonimato, confirmó a 14ymedio que hubo abuso
en el uso de la fuerza durante el arresto.

“El muchacho no se resistió. Le hicieron una llave de judo y cuando cayó
al piso lo siguieron golpeando. Esa noche andaban muy alterados”, afirma.

“Tengo miedo de que me vaya a pasar algo igual, por eso prefiero que no
digan mi nombre”, confiesa el joven.

Miguel Ramos, otro testigo de la golpiza también coincide en señalar a
la policía como a la principal culpable.

Según el opositor Iván Hernández Carrillo, quien reside en ese mismo
pueblo, los abusos policiales son comunes en Colón.

“El caso de ese joven ha sonado mucho en el pueblo pero no es el único.
La policía y los militares campean sin ningún tipo de regulaciones en
esta población. Hay incluso un jefe de policía que cuenta con varios
muertos en su haber y nunca ha sido juzgado. Los ciudadanos se
encuentran indefensos ante la violencia ejercida desde el poder”,
explica el disidente y ex prisionero político.

Pinillo vive con su madre, de casi 70 años, y dos sobrinos, hijos de su
hermana Beolinda, asesinada hace unos años por su exmarido. En caso de
ser condenado por los delitos que se le imputan podría pasar hasta
cuatro años en la cárcel, de acuerdo con el abogado independiente
Wilfredo Vallín.

La oficial Yeny, encargada de llevar el caso contra Pinillo, se ha
negado a responder a 14ymedio cualquier pregunta sobre estos hechos.

Por el contrario, al menos dos de los entrevistados para la elaboración
de este reportaje fueron citados posteriormente en la sede de la
Seguridad del Estado de Colón.

Source: Un joven matancero denuncia racismo y exceso de fuerza durante
un arresto –
www.14ymedio.com/sociedad/matancero-denuncia-racismo-exceso-arresto_0_2216178367.html

]]>
http://cubaracismo.impela.net/2017/05/un-joven-matancero-denuncia-racismo-y-exceso-de-fuerza-durante-un-arresto/feed/ 0
Nuevo caso de disparos y brutalidad por parte de policías en Cuba http://cubaracismo.impela.net/2017/05/nuevo-caso-de-disparos-y-brutalidad-por-parte-de-policias-en-cuba/ http://cubaracismo.impela.net/2017/05/nuevo-caso-de-disparos-y-brutalidad-por-parte-de-policias-en-cuba/#respond Fri, 12 May 2017 16:14:57 +0000 http://www.cubaverdad.net/weblog/?p=170404

Nuevo caso de disparos y brutalidad por parte de policías en Cuba
Surgen testimonios de víctimas de un poblado en el interior de la isla
Viernes, mayo 12, 2017 | CubaNet

MIAMI, Estados Unidos.- Un reporte aparecido en El Nuevo Herald detalla
un nuevo caso de brutalidad policial en Cuba, en un incidente donde
estuvo implicada una multitud y ocurrieron incluso disparos.

Según el testimonio de Dionis Pinillo Montalvo cuenta que unos oficiales
en Colón, el pueblo matancero donde vive, lo golpearon luego de tirarlo
al suelo y dejarlo esposado allí.

“Yo sé que nunca he sido un santo, pero no merecía que me partieran un
brazo ni me dejaran defenderme”, dijo Pinillo al diario.

El joven de 33 años señaló que los oficiales hicieron disparos al aire
para acallar los gritos de una multitud enfurecida que trataba de
defender a Dionis de la brutalidad policial.

Pinillo ha sido acusado de atentado y tenencia de arma blanca. El joven,
de raza negra, no solamente considera lo sucedido como una injusticia
sino además un caso de racismo.

Afirma estar dispuesto a llegar hasta las últimas consecuencias con tal
de denunciar lo ocurrido.

Los sucesos ocurrieron el pasado 25 de marzo en uno de los escasos
sitios de recreación para los jóvenes de su pueblo. Dice que vio un
tumulto y se acercó para comprobar lo que pasaba.

Luego de recoger un cuchillo que estaba en el suelo, dejado allí al
parecer por una pelea anterior, fue increpado por la policía.

“Unos seis o siete oficiales borrachos me derribaron y comenzaron a
patearme y a golpearme con porras. Intentaba librarme pero ellos conocen
técnicas de artes marciales”, cuenta.

“Producto de esa golpiza me desbarataron el hueso del brazo derecho.
Tuvieron que operarme de emergencia al día siguiente. Tengo dos láminas
de metal en el hueso y siete tornillos puestos, además de una herida de
14 puntos”, describe.

“Yo caigo mal aquí por mi raza. No dudo de que me golpearan así por ser
negro”, dijo el joven.

Una testigo de la golpiza, Yaidelis Tolón, de 23 años, dijo que los
jóvenes que estaban cerca del sitio comenzaron a gritar “abusadores,
suéltenlo, no le den más golpes”, a los oficiales de policía, pero todo
fue inútil.

El relato de Tolón coincide con Pinillo en cuanto a que la persona que
más lo golpeó fue un expolicía conocido en el pueblo como “El Ninja”,
expulsado del cuerpo por el uso abusivo de la fuerza, aseguran ambos.

“Ninguna persona merece que la golpeen mientras está en el suelo”, dijo
la muchacha.

El caso tiene lugar a pocos días de que en La Habana se produjera un
incidente violento con la policía en un populoso barrio del centro de la
ciudad.

Pinillo pasó horas en la unidad policial con el brazo partido, luego
llevado al hospital Mario Muñoz y abandonado allí tras ser advertido de
que no debía decir que había estado detenido.

Según describe la víctima, esta no es la primera ocasión en que se
enfrenta a la policía. Estuvo condenado cinco años por el delito de
hurto y luego otro año de prisión por desacato, luego de negarse a
presentar su carné de identidad a un policía.

Ahora “quieren vincular este hecho con mi pasado pero yo soy un hombre
de bien. Trabajo como jefe de brigada en los almacenes del Ministerio de
Comercio Interior en el municipio, repartiendo granos y arroz. No he
hecho nada malo después que salí de prisión”, agrega.

Source: Nuevo caso de disparos y brutalidad por parte de policías en
Cuba CubanetCubanet –
www.cubanet.org/noticias/nuevo-caso-de-disparos-y-brutalidad-de-la-policia-en-cuba/

]]>
http://cubaracismo.impela.net/2017/05/nuevo-caso-de-disparos-y-brutalidad-por-parte-de-policias-en-cuba/feed/ 0
Montar un negocio en Cuba es más difícil para los afrodescendientes http://cubaracismo.impela.net/2017/05/montar-un-negocio-en-cuba-es-mas-dificil-para-los-afrodescendientes/ http://cubaracismo.impela.net/2017/05/montar-un-negocio-en-cuba-es-mas-dificil-para-los-afrodescendientes/#respond Sun, 07 May 2017 16:07:57 +0000 http://www.cubaverdad.net/weblog/?p=170200

Montar un negocio en Cuba es más difícil para los afrodescendientes
NORA GÁMEZ TORRES
ngameztorres@elnuevoherald.com

El primer maestro cocinero cubano con una estrella Michelín y el chef –y
dueño– de la paladar privada donde cenó el expresidente Barack Obama
durante su viaje a Cuba, tienen algo más en común que su amor por la
cocina: ambos representan el éxito que pueden encontrar los
afrodescendientes en el emergente sector privado en Cuba.

Junto a las también exitosas Mady Letamendi, a la cabeza del negocio
familiar de bolsos y carteras de piel Zulu; María Ferrer, directora de
MAFA, un centro de estética y belleza; Alberto González, dueño de la
panadería artesanal Salchipizza; y Carlos Cristóbal Márquez, dueño de la
paladar San Cristóbal, conversaron sobre los retos que han tenido como
“cuentapropistas” en Cuba en un encuentro con activistas del movimiento
afrocubano celebrado en Harvard en abril.

“He tenido la oportunidad de tener siete presidentes en el restaurante,
incluido Barack Obama” –quien visitó Cuba en marzo del 2016–, declaró
Márquez. “Para mí fue un honor tenerlo allí, no sé si fue porque es el
único restaurante de éxito en La Habana… de negros”, agregó titubeando.
San Cristóbal fue seleccionado el cuarto mejor restaurante del Caribe en
2014 por TripAdvisor.

“Soy el primer cubano con una estrella Michelín”, dijo con orgullo
González. “Hoy hago un pan que se llama ‘pan integral de la abuela’, soy
una de las personas que tiene la masa madre más antigua de
Latinoamérica, que tiene 87 años”, explicó.

Los bolsos de cuero exclusivos confeccionados por Letamendi y su
familia, recibieron un premio en la pasada Feria Internacional de La
Habana y Ferrer asegura que tiene clientes que viven en Europa y Estados
Unidos y que viajan hasta Alamar, un modesto barrio obrero en las
afueras de La Habana, por sus tratamientos.

Pero sus casos, aunque sirven de modelo para otros afrodescendientes en
la isla, parecen ser excepcionales en un sector en el que los blancos
están mucho más representados, uno de los ejemplos más visibles del
aumento de la desigualdad racial en la isla.

Entre los obstáculos que encuentra la población afrocubana para iniciar
un negocio privado en Cuba se encuentra la falta de un capital inicial.
Son en su mayoría blancos los dueños de casas en los circuitos
turísticos y quienes reciben más remesas de sus familiares en el
extranjero. Según la profesora de Baruch College, Katrin Hansing,
alrededor del 90 por ciento de los cubanoamericanos son “fenotípicamente
blancos”.

Pero el problema, asegura, “no es el envío de remesas, o que la diáspora
cubana sea blanca sino que el gobierno cubano no tiene un sistema de
préstamos suficientemente amplio para que toda la población pueda
participar en la nueva economía”. Ello tiene como consecuencia que
grandes sectores de la población que no tiene recursos ni familiares en
el extranjero –sobre todo afrodescendientes– “se queden fuera”.

Las historias de movilidad social de la mayoría de estos empresarios
muestran por qué sus casos son excepcionales. Su éxito está marcado por
la constancia, pero también por años de especialización y estudios, así
como por contactos con extranjeros o períodos viviendo fuera de Cuba, lo
que les ha permitido adquirir el capital inicial, know how y redes de
contactos que ayudan a montar sus negocios – todos, por cierto, en la
capital.

Fue en Italia, donde González, un ingeniero químico, ganó su estrella
Michelín antes de repatriarse a la isla. Ferrer, maestra con un máster
en administración de empresas, trabajó como especialista en comercio
exterior en la oficina del CARICOM en La Habana, antes de llegar a la
cosmetología. Por su parte, Márquez –quien muy joven fue enviado a la
guerra de Angola– llegó a ser el jefe de cátedra de la Escuela de
Hotelería y Turismo de La Habana y participó en eventos internacionales
antes de convertirse en mayordomo de un empresario español que residía
en Cuba y vivir cinco años en Brasil.

“Esos cinco años me dieron la oportunidad de hacer mi dinerito y montar
mi negocio”, dijo, un negocio que ahora genera el pago de 15 mil pesos
cubanos en impuestos mensuales.

Algunos tienen claro que su punto de partida no es el mismo que el de
otros “cuentapropistas” blancos.

“Es complicada la obtención de materia prima y eso hace un poco difícil
a veces mi trabajo pero no imposible”, comenta Ferrer, quien explica que
no viene a Miami como otros emprendedores cubanos a comprar sus insumos,
porque no tiene familia “en ninguna parte del mundo”.

“Nosotros los emprendedores afrocubanos no llegamos hasta aquí por una
herencia económica, llegamos aquí por las ganas de hacer y el
conocimiento como herramienta fundamental”, dijo.

Hansing cree que el gobierno y la comunidad internacional deberían
actuar y estudiar soluciones que pudieran paliar estas desventajas, como
los sistemas de microcrédito. Pero el acceso diferenciado al dinero en
la Cuba de hoy, en dependencia del color de la piel, afecta no solo la
posibilidad de abrir un negocio privado sino también la posibilidad de
adquirir capitales (culturales y sociales) que luego son indispensables
para el éxito económico.

“No es un solo un problema que afecta a los negocios. Si no tienes
capital o familia afuera también te quedas mayormente fuera del sistema
educativo porque para obtener buenas notas y entrar a la universidad
necesitas repasadores y dinero para pagarles”, comentó la académica.

También en sectores lucrativos como el turismo, activistas y académicos
han denunciado la discriminación laboral contra los negros cubanos. Los
efectos de todas estas dinámicas sociales tienen expresiones muy concretas.

Por ejemplo, Márquez dijo que tenía “muy poco personal negro trabajando”
en su paladar porque “es muy difícil en Cuba hoy encontrar profesionales
negros en el giro de la gastronomía. En el deporte encontrarás que hay
millones que son estrellas y en otros renglones, pero no en la
gastronomía”. Activistas presentes hicieron notar que muchos jóvenes
negros simplemente creen que no vale la pena estudiar porque luego no
encontrarán empleo en el turismo o en las paladares y el sector estatal
paga magros salarios.

La conciencia racial no es algo sobre lo que todos estos emprendedores
habían reflexionado antes. Márquez dijo que no conocía el movimiento
afrocubano representado en Harvard, pero al final de su presentación
hizo un llamado a que los activistas, muchos involucrados en proyectos
comunitarios, colaboren para “tratar de insertar a la comunidad negra
joven” en cursos de las escuelas de gastronomía que existen en muchos
municipios del país.

“A partir de ahora vamos hacer negocios juntos nosotros”, prometió por
su parte González señalando al resto de los empresarios
afrodescendientes en el panel.

“Yo emigré, me repatrié y con lo único que triunfé fue con la unión.
Esto que está haciendo Harvard, lo quiero hacer en mi panadería”,
aseguró. Y citando a un refrán muy usado en las religiones afrocubanas,
concluyó: “Un solo palo no hace monte”.

Siga a Nora Gámez Torres en Twitter: @ngameztorres

Source: Montar un negocio en Cuba es más difícil para los
afrodescendientes | El Nuevo Herald –
www.elnuevoherald.com/noticias/mundo/america-latina/cuba-es/article149081839.html

]]>
http://cubaracismo.impela.net/2017/05/montar-un-negocio-en-cuba-es-mas-dificil-para-los-afrodescendientes/feed/ 0
Starting a business in Cuba is more difficult for entrepreneurs of African descent http://cubaracismo.impela.net/2017/05/starting-a-business-in-cuba-is-more-difficult-for-entrepreneurs-of-african-descent/ http://cubaracismo.impela.net/2017/05/starting-a-business-in-cuba-is-more-difficult-for-entrepreneurs-of-african-descent/#respond Thu, 04 May 2017 16:41:40 +0000 http://www.cubaverdad.net/weblog/?p=170101

Starting a business in Cuba is more difficult for entrepreneurs of
African descent
BY NORA GÁMEZ TORRES
ngameztorres@elnuevoherald.com

The first Cuban chef with a Michelin star, and the chef — and owner — of
the private paladar where former President Barack Obama dined during
his trip to Cuba, have something more in common than love of cooking:
Both represent snippets of success that Afro-Cubans can find in the
emerging private sector on the island.

Alberto González, owner of the artisan bakery Salchipizza, and Carlos
Cristóbal Márquez, owner of the San Cristóbal paladar —along with the
equally successful Mady Letamendi, who heads the family-owned Zulu
leather handbags business, and María Ferrer, director of MAFA, an
aesthetic and beauty center — spoke about the challenges they have had
as private entrepreneurs known as cuentapropistas during a gathering
with activists of the Afro-Cuban movement held at Harvard last month.

“I have had the opportunity to serve seven presidents at the restaurant,
including Barack Obama” — who visited Cuba in March 2016 — said Márquez,
owner of the San Cristóbal paladar. “For me it was an honor to have him
there. I don’t know if it was because it is the only successful
restaurant in Havana … owned by blacks,” he added, hesitantly. San
Cristóbal was selected the fourth best restaurant in the Caribbean in
2014 by TripAdvisor.

“I am the first Cuban with a Michelin star,” González, owner of the
artisanal bakery Salchipizza, said proudly. “Today I make a bread that
is called ‘grandmother’s integral bread.’ I am one of the few people who
has the oldest masa madre (baker’s yeast) in Latin America, which is 87
years old,” he explained.

The exclusive leather handbags made by Letamendi and her family received
a prize last year at the International Fair in Havana, and Ferrer says
she has clients from as far as Europe and the United States and who
travel to Alamar, a modest working-class neighborhood on the outskirts
of Havana, for her products.

But their cases, while serving as a model for other Afro-Cubans on the
island, appear to be exceptional in a sector where whites are far more
represented, one of the most visible examples of increased racial
inequality on the island.

Among the obstacles encountered by the Afro-Cuban population to launch a
private business is the lack of start-up capital. Houses for rent on
tourist circuits are mostly owned by whites, and that population also
receives more remittances from relatives who live abroad. According to
Baruch College professor Katrink Hansing, about 90 percent of Cuban
Americans are “phenotypically white.”

The problem, she says, “is not the sending of remittances, or that the
Cuban diaspora is predominantly white, but rather that the Cuban
government does not have a sufficiently large loan system so that the
entire population can participate in the new economy.”

This has the consequence that large sectors of the population that do
not have resources or relatives abroad — especially Afro-descendants —
“are left out.”

The social mobility stories of most of these entrepreneurs show why
their cases are exceptional. Their success is marked by constancy, but
also by years of specialization and studies, as well as by contacts with
foreigners or periods living outside Cuba, which has allowed them to
acquire the initial capital, know-how and networks of contacts that help
to set up their businesses — all, by the way, based in Havana, the capital.

It was in Italy where González, a chemical engineer, won his Michelin
star before repatriating to the island. Ferrer, a teacher with a
master’s degree in business administration, worked as a specialist in
foreign trade at the CARICOM office in Havana before delving into
cosmetology. For his part, Márquez — who was sent to the Angolan war at
a young age — rose to become the head of the Hotel and Tourism School in
Havana and participated in international events before becoming the
butler of a Spanish businessman in Cuba. He also lived in Brazil for
five years.

“Those five years gave me the opportunity to make my money and start my
business,” he said, a business that now generates 15,000 Cuban pesos in
monthly tax payments.

Some made clear that their starting point is not the same as that of
self-employed whites.

“It is complicated to obtain supplies, and that makes my work a little
difficult sometimes but not impossible,” said Ferrer, who explained that
she does not travel to Miami like other Cuban entrepreneurs to buy
supplies, because she has no family “nowhere abroad.”

“We Afro-Cuban entrepreneurs did not get where we are as a result of an
economic inheritance,” she said. “We got here because of a desire to
make it happen, and knowledge as a fundamental tool.”

Hansing said that the government and the international community should
take action and study solutions that could alleviate these
disadvantages, such as microlending systems. But the difference in
access to money in today’s Cuba, depending on the color of the skin,
affects not only the possibility of opening a private business but also
the possibility of acquiring other capital (cultural and social) that is
then indispensable for economic success.

“It’s not just one problem that affects business. If you do not have
capital or a family abroad, you also stay mostly outside the educational
system, because to get good grades and go to college you need private
tutors and money to pay them,” Hansing said.

Also, in lucrative sectors such as tourism, activists and academics have
denounced labor discrimination against Cuban blacks. The effects of all
these social dynamics have very concrete outcomes.

For example, Márquez said he had “very little black staff working” at
his paladar because “it is very difficult in Cuba today to find black
professionals in the gastronomy field. In sports, you will find that
there are millions who are stars and in other industries, but not in
gastronomy.”

Some of the activists noted that many young black people simply believe
that it is not worth studying because later they will not be able to
find employment in tourism or the paladares and the state sector pays
meager salaries.

Racial awareness is not something that all these entrepreneurs had
reflected on before.

Márquez said he was not familiar with the Afro-Cuban movement
represented at Harvard. But at the end of his presentation he called on
activists, many involved in community projects, to collaborate to “try
to insert the young black community” in gastronomy courses that exist in
many municipalities across the country.

“From now on we will do business together,” González promised, pointing
to the rest of the Afro-Cuban entrepreneurs on the panel.

“I emigrated, I repatriated and the only thing I triumphed with was
unity. What Harvard is doing here, I want to do it in my bakery,” he said.

Citing a widely used adage in Afro-Cuban religions, he concluded: “Un
solo palo no hace monte (A single tree does not make a forest).”

Follow Nora Gámez Torres on Twitter: @ngameztorres

Source: Afro-Cuban entrepreneurs have it a lot harder on the island |
Miami Herald –
www.miamiherald.com/news/nation-world/world/americas/cuba/article148524279.html#0

]]>
http://cubaracismo.impela.net/2017/05/starting-a-business-in-cuba-is-more-difficult-for-entrepreneurs-of-african-descent/feed/ 0
Activistas analizan en LASA cuestiones que mantienen a los afrodescendientes marginados en Latinoamérica y el Caribe http://cubaracismo.impela.net/2017/05/activistas-analizan-en-lasa-cuestiones-que-mantienen-a-los-afrodescendientes-marginados-en-latinoamerica-y-el-caribe/ http://cubaracismo.impela.net/2017/05/activistas-analizan-en-lasa-cuestiones-que-mantienen-a-los-afrodescendientes-marginados-en-latinoamerica-y-el-caribe/#respond Tue, 02 May 2017 16:25:58 +0000 http://www.cubaverdad.net/weblog/?p=169979

Activistas analizan en LASA cuestiones que mantienen a los
afrodescendientes marginados en Latinoamérica y el Caribe
DDC | Lima | 2 de Mayo de 2017 – 16:51 CEST.

El Comité Ciudadano por la Integración Racial (CIR) y la Plataforma
Cubana de Integración participaron el lunes en el XXXV Congreso
Internacional de la Asociación de Estudios Latinoamericanos (LASA),
dentro del programa de Intercambios Sur Sur desarrollado en la
Universidad Pontificia Católica de Lima, Perú

En el panel “Afrodescendencia en las Américas: del imperativo simbólico
al imperativo político”, los ponentes abordaron temas como la
subrepresentación, y la subalternidad; la invisibilidad e
instrumentalización cultural; los obstáculos en los procedimientos,
entre otros que mantienen a los afrodescendientes marginados dentro de
minorías en Latinoamérica y el Caribe.

Juan Antonio Madrazo Luna, líder del Comité Ciudadanos por la
Integración Racial, propuso en “Cruzando las Alambradas. El debate
racial atravesando el diferendo Cuba–Estados Unidos” un análisis sobre
las tensiones en torno a la problemática racial cubana desde 1959 hasta
el presente.

Valoró las tensiones provocadas por el discurso del Gobierno en torno a
su diferendo con Washington y cómo la problemática racial fue silenciada
en nombre de la unidad nacional. “En las primeras décadas de la
revolución se condenaba a la muerte civil a muchos intelectuales
afrocubanos por denunciar el racismo y su simpatía con el ‘black power’,
y la ortodoxia revolucionaria apostaba por el nacionalismo radical negro”.

Madrazo recordó cómo unas décadas después el tema racial en la agenda
oficial cubana fue clasificado como parte de la política subversiva de
las administraciones estadounidenses. Su ponencia buscó desmontar esta
“narrativa revolucionaria”.

En otra intervención, Manuel Cuesta Morúa, portavoz del Partido Arco
Progresista, abordó el tema de la subrepresentación política de los
afrodescendientes en las Américas y cómo esta es “una expresión de la
subalternidad cívica y cultural de las identidades plurales en la
región, que ha venido afectando la calidad y cualidad de la democracia”
en el hemisferio.

Según Cuesta Morúa, con su trabajo intentó “no solo explicar
conceptualmente este fenómeno de reversión política sino ofrecer unas
pistas de cómo la afrodescendencia podría afrontar un desafío que no
solo amenaza las identidades, sino que debilita los cimientos liberales
mismos que hacen posible las democracias mínimas en las que vivimos en
la región, excepto Cuba”.

Por otra parte, dentro de la agenda del CIR y de la Plataforma de
Integración Cubana en el Congreso, ambas organizaciones independientes
establecieron una relación de trabajo con la Plataforma Afroperuana de
Derechos Civiles, Ashanti, de Perú.

Acordaron fortalecer el diálogo de identidades afrodescendiente y
derechos humanos e intercambiar información sobre los retos “desde la
incidencia política y la participación ciudadana”.

Dentro del panel Afrodescendencia en las Américas también fueron
expuestas las “experiencias de la lucha contra el racismo desde la
batalla de género”, un debate en el que Marthadela Tamayo González,
miembro del CIR y representante de la revista Identidades en Cuba
presentó la publicación y conversó con mujeres afroperuanas.

Los Intercambios Sur Sur han permitido conocer las problemáticas de la
Afrodescendencia en países como Colombia, Perú, Brasil, Republica
Dominicana o Cuba. En el panel del lunes también participaron Norberto
Pablo Cirio, del Instituto Nacional de Musicología Carlos Vega, de
Argentina, y Marco Antonio Ramírez, presidente? de la Red Peruana de
Jóvenes Afrodescendientes.

Source: Activistas analizan en LASA cuestiones que mantienen a los
afrodescendientes marginados en Latinoamérica y el Caribe | Diario de
Cuba – www.diariodecuba.com/derechos-humanos/1493736674_30807.html

]]>
http://cubaracismo.impela.net/2017/05/activistas-analizan-en-lasa-cuestiones-que-mantienen-a-los-afrodescendientes-marginados-en-latinoamerica-y-el-caribe/feed/ 0
Cuban activists fighting racism weigh their fragile relationship with the government http://cubaracismo.impela.net/2017/05/cuban-activists-fighting-racism-weigh-their-fragile-relationship-with-the-government/ http://cubaracismo.impela.net/2017/05/cuban-activists-fighting-racism-weigh-their-fragile-relationship-with-the-government/#respond Mon, 01 May 2017 21:52:34 +0000 http://www.cubaverdad.net/weblog/?p=169950

Cuban activists fighting racism weigh their fragile relationship with
the government
BY NORA GÁMEZ TORRES
ngameztorres@elnuevoherald.com

Almost apologizing because he “doesn’t want to make things worse,”
Afro-Cuban activist Norberto Mesa Carbonell recalled how Cuban police
arrested him for trying to celebrate the International Day for the
Elimination of Racial Discrimination last month.

“I was jailed for eight days,” the retired agricultural engineer and
founder of Cofradía de la Negritud — Spanish for Brotherhood of
Blackness — told a recent Harvard conference on the Afro-Cuban movement
that drew about 30 activists from the island.

“The Cofradía de la Negritud had been staging events on that day (March
21) for nine years but this year … the activity was banned on orders
from the second secretary of the Communist Party,” Mesa told the audience.

An uneasy silence followed his comments even as the meeting continued.
Left hanging was the question of whether a civil movement that seeks to
fight racism in Cuba can push much beyond the limits imposed by the
government.

The examples discussed at the conference, hosted by the Afro-Latin
American Research Institute (ALARI) at Harvard’s Hutchins Center earlier
this month, reflected the tensions within a movement that acknowledges
Cuba’s “revolutionary” advances, but that also wants to push an
anti-racism agenda in a country where the government controls all legal
institutions.

“In a country controlled from the top down, if you want to change
education, you have to deal with the government. If you want to change
television you have to talk to the government, because it’s state-owned
television,” activist Roberto Zurbano told the audience. “That’s the
country we live in, and we did manage to fix some things.”

Cuban activists who participated in the conference “follow a strategy of
maintaining dialogue with the government” because they believe that
solutions to issues like racial discrimination “requires the formulation
of public policy,” ALARI director Alejandro de la Fuente told el Nuevo
Herald.

The Afro-Cuban movement has scored several successes, de la Fuente
added, by diversifying and focusing public attention on the issue of
racism. Several programs that run with more or less government support,
and sometimes against the grain of bureaucracy, are trying to empower
Afro-Cubans in local communities.

But the recent attack on Cofradía de la Negritud, founded in 1998 to
fight against what its founders see as Cuba’s growing social and racial
inequalities, shows what can happen when independent groups go too far
in addressing the issue of race.

“If you’re going to talk about social and racial inequalities, you need
to take the historic and cultural dimensions into account,” Mesa told
the conference. “But the most important thing is the people at the
bottom, who are struggling mightily and don’t see the possibility of
overcoming their situation in the short run.”

He added that dealing with that problem requires stepping into politics,
which has led to differences between the Cofradia and other members of
the Afro-Cuban movement.

The Cofradia has worked many years to push the government to address
issues such as Afro-Cubans’ unequal access to education — a campaign
that likely contributed to steps such as the broadcast of review lessons
for students who cannot afford private tutors.

But his frustration with what he perceives as the government’s inaction
has been increasing in recent years.

“We have to talk about those things, and we are determined to raise
awareness among people,” he added. “Not within the State, because the
State knows what is happening. There are studies by research centers
that show what is happening, but what’s missing is action by authorities.”

NO DIALOGUE
Part of the problem is that Cuba does not have state institutions
dedicated to fighting racism, unlike other Latin American countries,
said de la Fuente. And those that do exist, such as the Aponte
Commission of the Union of Cuban Writers and Artists (UNEAC), follow the
government line, several activists said.

“What dialogue? There is no mechanism for dialogue” with the government,
said one participant. “Do you really think that some government official
is going to stand and listen to me venting?”

One interesting experiment was the creation in 2013 of the Cuban chapter
of the Regional Linkage of Afro-Descendants in Latin America and the
Caribbean, known as ARAC. Some participants say it was established
because of pressures by Cuban and Latin American activists, but others
say it was a government decision.

ARAC tried to unite several organizations and “shift from an interest
group to a pressure group” in order to “demand practical actions” for
combating racial discrimination, activist Gisela Morales said during the
meeting.

The troubles that followed “were institutional,” added researcher Gisela
Arandia. “Who decided that (effort) would go nowhere?”

“Our capacity to negotiate between us is not the same as our capacity to
negotiate with the [Cuban] State,” Arandia added. “The State accepted
this project and many of us … believed but never said that it was a
trap, a deception.”

The case of ARAC is especially interesting, according to anthropologist
Maya Berry, because it was an attempt to independently establish
“Afro-descendancy as a political issue” and at the same time to seek
legitimacy within the Cuban context, where “the scripts for blacks’
relationship with the state are very limited.”

‘COMMON PASSION’
The testimony of rapper Soandres del Río from the group Hermanos de
Causa — Spanish for Brothers in the Cause — clearly illustrates the
consequences of trying to create anything that is independent of the
government — in his case the Puños Arriba rap festival. Del Río
participated in a cultural exchange program at Miami Dade College, with
a scholarship financed by the Cuban American National Foundation, and
afterward lost his status as a state-approved artist. He is now treated
like a dissident.

“Right now, state security has tapped all the phones in my house,” he
said. “I cannot sing in Cuba any more.”

The majority of the rappers and other youths linked to the festival have
left the island because of harassment from government officials, he added.

The government is “very afraid that the people would come together over
a common passion,” he said, referring to the hip hop movement, which
pioneered public expressions of complaints against racism in Cuba.
“There’s even fear of the word ‘independent.’ ”

Del Río does not much like the idea of talking to the government.

“In the case of rap, there was a pattern of confrontation,” he said.
“The State institutions played the role of a Trojan virus. It penetrated
us, and by the time you see your symptoms, it’s too late. They
penetrated us and destroyed a movement that was so beautiful.”

The Mesa and del Río cases reflect the fine line that Afro-Cuban
activists must walk every day. Many have lost their jobs: Zurbano
himself was fired as an editor at the Casa de las Americas because of
one of his columns, published by the New York Times.

Even activists who regard themselves as radicals expressed fear of
government retaliation if they spoke with Miami journalists. The
Communist Party did not allow several Cuban academics to attend the
Harvard gathering.

“Why can (UNEAC President) Miguel Barnet come (to the U.S.) to say what
we’re doing, and we can’t? Because he’s authorized to speak,” said one
activist who asked for anonymity for fear of reprisals. “The government
pays our salaries.”

Another activist said he expected some sort of harassment when he
returns to Cuba, even though a prestigious university organized the
event and did not invite members of opposition groups such as the
Committee for Racial Integration.

De la Fuente initially said opposition groups were not invited because
the issue of race was not central to their agenda. The decision drew
criticism from Cuban observers who considered it exclusionary.

“What was agreed to was not the exclusion of anyone, but the
participation of those who were coming,” de la Fuente told el Nuevo
Herald. “That process left out some people, and not just in the
opposition … not because they did not deserve to be here but because the
resources are limited.”

“I think criticism is healthy and it is useful to debate what the impact
is of trying to have a discussion with Cuban authorities,” he added.

Zurbano said that the next goal of the Afro-Cuban movement should be the
creation of “our own institutions,” in a dialogue with the government.
Del Rio, however, proposed a different road ahead.

“As independent actors, we can do a lot of things,” he said. “The only
thing we have to do is organize ourselves.”

FOLLOW NORA GÁMEZ TORRES ON TWITTER: @NGAMEZTORRES

Source: Activists gather at Harvard for conference on Afro-Cuban
movement | Miami Herald –
www.miamiherald.com/news/nation-world/world/americas/cuba/article147188234.html

]]>
http://cubaracismo.impela.net/2017/05/cuban-activists-fighting-racism-weigh-their-fragile-relationship-with-the-government/feed/ 0