Racismo – Cuba – Racism
Categorías
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Archivos
Comentarios

El cuartico está igualito

“El cuartico está igualito”
A dos años del histórico anuncio hecho por Barack Obama y Raúl Castro,
los cubanos no ven cambios en su vida diaria
Sábado, diciembre 17, 2016 | Ana León y Augusto César San Martín

LA HABANA, Cuba.- En una ocasión, mientras cursaba la universidad,
surgió un encarnizado debate sobre las razones que han provocado la
persistencia del racismo en la Cuba revolucionaria. La imposibilidad por
parte de los estudiantes de conciliar tal fenómeno con los ideales del
socialismo, un siglo después de la abolición de la esclavitud, fue
zanjada por una eminente profesora con la siguiente frase: “Cien años
son apenas dos minutos en la subjetividad colectiva”.

Con ese argumento, la profesora inició una conferencia magistral acerca
del tiempo psicológico, aquel que transcurre al margen del calendario,
largo o breve según la consciencia que el ser humano pueda alcanzar
acerca de los fenómenos que condicionan su existencia. Bajo esta
perspectiva, los dos años que hoy se cumplen del reinicio de las
relaciones diplomáticas entre Cuba y Estados Unidos, serían poco menos
que una milésima de segundo. Por ende, es comprensible la pobreza de
criterios con que los cubanos respondieron al equipo de CubaNet, a
propósito de los cambios perceptibles en la vida cotidiana de los insulares.

Cuando fue abierta la embajada estadounidense, en diciembre de 2014,
varios se atrevieron a vaticinar y a esperar transformaciones, con esas
ansias de prosperar que se han convertido en un padecimiento crónico.
Hoy prefieren no hablar del tema, ni arriesgar expectativas, o repetir
el discurso oficial como un mantra.

Los cubanos, al parecer, no comprenden qué es su vida cotidiana; les
resulta prácticamente imposible desligarla del acontecer gubernamental.
De modo que cuando hablan del “cambio”, se refieren a convenios
firmados, aerolíneas que autorizan vuelos directos, intercambios
científicos, millones de turistas norteamericanos aterrizando en la Isla
o —novedad de última hora— el acuerdo entre Google y la empresa de
Telecomunicaciones de Cuba (ETECSA). Solo cuando se les pregunta
directamente “¿qué ha cambiado en tu vida dos años después de
concretadas estas relaciones?”, dejan de divagar y responden,
decepcionados, con la verdad: “Nada”.

Si algo ha marcado la conciencia colectiva de la Cuba revolucionaria
—además del miedo a expresarse libremente— ha sido el diferendo con los
Estados Unidos, y la emigración, que en principio fue cíclica y hoy es
sostenida, pero igualmente traumática. Los cubanos continúan tan
anclados al medio siglo de silencio entre ambos países y a la retórica
de la supuesta injerencia que son incapaces de cuestionarse cómo y
cuánto han repercutido los convenios firmados y el aumento del turismo
en la infraestructura que precariamente sostiene la vida diaria, desde
el transporte hasta la educación y la salud pública.

Algunos ni siquiera están al corriente del acercamiento entre los dos
gobiernos; a muchos no les interesa porque sus vidas continúan
exactamente igual; otros se muestran escépticos y buena parte considera
que las cosas van a mejorar definitivamente cuando se levante el embargo
y devuelvan la base naval de Guantánamo.

Tomando como premisa la conclusión de la profesora sobre el tiempo
psicológico, tal vez sea demasiado pronto para que los cubanos observen
el contrapunto entre retomar el entendimiento con el país más poderoso
del mundo y el hecho de que en Cuba nada mejora, más bien todo lo
contrario. Pero a la luz del mismo razonamiento, podría asumirse que
serán necesarios otros cincuenta años para que los cubanos comprendan
que estampar una firma oficial al pie de un documento no basta para
transformar la nación; y que el embargo ha influido en la vida económica
y social del país mucho menos de lo que el gobierno ha dado a entender.

Hoy se cumplen dos años de una “normalización” que marcha con más pausas
que prisas. Habría sido insensato creer que de la noche a la mañana este
país sería otro, pero después de un suceso tan significativo, se
esperaba algún beneficio —aunque fuese ligero— capaz de aliviar el “modo
supervivencia” en que amanecen y se acuestan millones de cubanos.

Source: “El cuartico está igualito” | Cubanet –
www.cubanet.org/destacados/el-cuartico-esta-igualito/

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *