Racismo – Cuba – Racism
Categorías
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
No Spanish?
EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish
Archivos
Comentarios

The New York Times’ – Obama no está tan seguro de que en la Isla esté resuelto el problema del racismo

The New York Times’: Obama no está tan seguro de que en la Isla esté
resuelto el problema del racismo
DDC | La Habana | 23 Mar 2016 – 3:35 pm.

Un artículo que publica este miércoles el diario The New York Times
sobre la visita del presidente Barack Obama a la Isla centra el tema en
la cuestionada igualdad en la Isla y en el racismo que el régimen dio
como resuelto poco después de 1959. Hoy toma vigor la discusión del
asunto con los mensajes que el primer mandatario negro de Estados Unidos
lanzara al pueblo cubano.

El presidente Obama habló de su herencia de Kenia. Habló de cómo los
Estados Unidos y Cuba se construyeron sobre las espaldas de los esclavos
de África. Mencionó que no hace mucho tiempo, el matrimonio de sus
padres habría sido ilegal en Estados Unidos, e instó a los cubanos a
respetar el poder de la protesta para lograr la igualdad, señala el
periódico.

“Queremos que nuestro compromiso ayude a levantar a los cubanos de
ascendencia africana”, dijo, “que han demostrado que no hay nada que no
puedan lograr cuando se les da la oportunidad.”

El discurso de Obama el martes no sólo era sorprendentemente personal,
apunta el rotativo. También fue un compromiso inusualmente directo con
la raza, un tema crítico y no resuelto en la sociedad cubana que “la
revolución” tenía que haber borrado.

Para muchos cubanos, los comentarios de Obama fueron sorprendentes por
su reconocimiento del racismo en ambos países. Sus observaciones sirven
como recordatorio de que su parentesco especial con él —como se refleja
en la docena de conversaciones y las respuestas ofrecidas durante su
histórica visita de tres días esta semana— implica no sólo política,
sino también la identidad.

“Es una revolución”, dijo Alberto González, de 44 años, panadero, uno de
los pocos afrocubanos que asistieron el lunes a una discusión con el
presidente sobre el espíritu empresarial. “Es una revolución para cada
uno que tenga ascendencia de África”.

De acuerdo con The New York Times, la actitud defensiva del régimen
sobre el tema de la raza se ha mantenido por largo tiempo, en parte
porque Fidel Castro dijo poco después de asumir el poder que el tema del
racismo había sido resuelto, por lo cual se convirtió en tema tabú.

El diario señala que una parte de tal malestar proviene del orgullo y
menciona que uno de los logros más visibles de “la revolución” fue
acabar con la segregación institucionalizada, en clubes de playa, en las
escuelas y en los barrios donde las casas de los ricos blancos que
huyeron fueron cedidas y ocupadas por los negros.

El rotativo da como indiscutible que la medicina y la educación para
todos ayudaron a crear una sociedad más profundamente moldeada por las
interacciones y los matrimonios interraciales que la de Estados Unidos.

Sin embargo —puntualiza—, Cuba no es más postracial que cualquier otro
país. Muchos afrocubanos dentro y fuera de la Isla se han apresurado en
señalar que la presencia de Obama, el primer presidente negro de los
Estados Unidos, solo pone de manifiesto que el Gobierno cubano no
refleja la demografía de su país.

En una isla conformada por alrededor de dos tercios de raza negra y
mixta, de acuerdo con un estudio realizado en 2007 por el economista
cubano Esteban Morales Domínguez, el liderazgo civil y público es de un
70 % de blancos. También desveló que la mayoría de los científicos,
técnicos y profesores universitarios, hasta el 80 % en algunos campos,
eran blancos.

Sin representatividad igualitaria en el Gobierno

“Las imágenes de los encuentros, los acuerdos, todas son una vergüenza
para muchos cubanos negros —incluyéndome a mí misma— porque es difícil
sentirse representados”, dijo Odette Casamayor-Cisneros, profesora
asociada de literatura y cultura de América Latina y el Caribe de la
Universidad de Connecticut y académica de la Universidad de Harvard,
citada por el peródico newyorquino.

Añadió que los elementos del viaje de Obama reflejan algunas de las
mismas dinámicas: Los cubanoamericanos que viajan con el presidente eran
casi todos blancos, al igual que los funcionarios cubanos que
interactuaron con él en la Isla. De hecho, gran parte de la audiencia de
su discurso del martes era de blancos.

En ese contexto, el presidente —junto con su esposa, hijas y su suegra
que se unió al viaje— ofrece un claro contraste.

“Lo que se ve es la confirmación del empoderamiento de los negros, que
por lo general ha sido denegado en la sociedad cubana”, dijo
Casamayor-Cisneros. “Para los cubanos negros, la mera existencia de
Obama es inusual y abrumadoramente simbólica”.

Algunos afrocubanos, como el artista de hip-hop conocido como Soandry,
vinculan al presidente con “lo que se puede lograr en un sistema
capitalista.”

Otros cubanos traen el tema de la raza de forma más directa, sin haber
sido preguntados, argumentando que debido a que Obama es afroamericano,
entiende mejor el país.

González, cuyo mostrador de panadería está adornado con fotografías de
Martin Luther King y Malcolm X, dijo que no era sólo al presidente a
quien la gente admiraba. “Mira a esa familia”, dijo sonriendo
ampliamente. “¿Puedes imaginar? ¿Alguna vez ha visto una familia más
hermosa?”

El reto, dijeron González y otros entrevistados por el periodista de The
New York Times, es convertir esa inspiración en algo más sustancial, a
partir de una conversación más abierta sobre la raza.

“No hay duda de que todavía hay racismo aquí”, dijo González, que vivió
en Italia durante más de una década antes de volver a la Isla a abrir un
pequeño negocio. “Lo veo a menudo, en cómo la gente me mira y me tratan”.

Entre los cubanos de todas las razas existe una creciente preocupación
acerca de la brecha económica en Cuba, que también es racial.

Dado que el turismo ha crecido y se ha convertido en más lucrativo —las
propinas de un día pueden superar un mes de sueldo por parte del
Gobierno— el personal de hoteles y restaurantes se ha vuelto menos
representativo.

Según el medio, la apertura económica menor de Raúl Castro, que ha
permitido las pequeñas empresas en la Isla, también ha tendido a
favorecer a aquellos que ya tienen vínculos con el poder en el Gobierno,
o parientes en el exterior, una élite que es cada vez más
desproporcionadamente blanca.

A veces, el racismo ha sido explícito. Yusimí Rodríguez López, una
periodista independiente afrocubana, dijo a la publicación que, por
ejemplo, hay ofertas de trabajo en Revolico —las listas subterráneas de
Cuba— “donde dicen que sólo quieren blancos.”

Lo que es frustrante, agregó, es que las autoridades cubanas tienen poco
interés en discutir la cuestión, o escuchar. “Si silencias la idea de
que hay racismo silencias todas las conversaciones sobre el problema.”

Eso es lo que hace que los comentarios de Obama destaquen. Al hacer
hincapié en que las personas que desafiaron el Gobierno cambiaron los
Estados Unidos —”cuando empecé la escuela, todavía estábamos luchando
para eliminar la segregación en las escuelas de todo el Sur de América”,
dijo el presidente— los comentarios y la sinceridad de Obama, inculcaron
a muchos cubanos una nueva esperanza y les ofreció un voto de confianza
cercano.

Antes de que llegara, el tema de la raza estaba ya presente en las
mentes de los cubanos. Antes de que partiera, los límites ya estaban
siendo empujados, entre los intelectuales afro-cubanos, entre los
propietarios de negocios e incluso en la llamada Esquina Caliente, donde
los hombres se reúnen cada día, todo el día, para hablar de deportes.

“Hablan mucho aquí sobre la discriminación contra los negros en los
Estados Unidos. ¿Qué hay de aquí? “, dijo Manuel Valier Figueroa, de 50
años, actor, quien se encontraba en el parque el lunes. “Si hay una
competencia de baile, van a elegir a la mujer de piel clara con pelo
bueno… Si hay un trabajo en el turismo, lo mismo”.

Y agregó: “¿Por qué no hay ningún negro en la gestión de hoteles? Usted
no ve ningún negro trabajando como cocinero en hoteles, en cambio se
les ve como conserjes y porteros. Consiguen los puestos de trabajo
inferiores”.

Valier, que es negro, insistió en que a él y los demás ya no le
importaba que alguien del Gobierno les escucha hablar críticamente sobre
la sociedad. “El primer presidente negro mostró que una persona negra
puede gobernar”, señaló. “Aquí, los negros tienen que ver que lo mismo
puede suceder”.

Source: ‘The New York Times’: Obama no está tan seguro de que en la Isla
esté resuelto el problema del racismo | Diario de Cuba –
www.diariodecuba.com/cuba/1458743742_21155.html

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *