Racismo – Cuba – Racism
Categorías
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
No Spanish?
EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish
Archivos
Comentarios

Afrodescendientes miran la visita de Obama con escepticismo

Afrodescendientes miran la visita de Obama con escepticismo
MARÍA MATIENZO PUERTO | La Habana | 11 Mar 2016 – 1:56 pm.

Los afrodescendientes cubanos están acostumbrados a ver en la Isla a
políticos africanos o caribeños negros, pero la circunstancia de que
Barack Obama, el líder de la nación más poderosa del mundo y único negro
que la ha gobernado, llegue a La Habana, ha hecho que algunos guarden
esperanzas de que se ponga sobre el tapete el tema del racismo en Cuba.

Otros, sin embargo, miran el panorama con apatía y creen que el evento
los “sobrepasa”.

“Hay que portarse bien y no opinar tanto”, afirma Venancio, quien se
describe como “un cederista de los buenos”.

Juan Antonio Madrazo Luna, coordinador nacional del opositor Comité
Ciudadanos por la Integración Racial (CIR), opina que Obama puede
sensibilizar para que “determinados agentes de intereses de la sociedad
civil estadounidense empiecen a construir un intercambio con la sociedad
civil cubana, con todos sus actores, pero particularmente con los
emergentes”.

Recuerda cómo en su primera candidatura Obama tuvo “mucha simpatía,
particularmente con la comunidad negra cubana”, pese a la propaganda
racista disfrazada de antimperialismo.

“La visita de Obama puede reforzar la autoestima de la población negra,
sobre todo si se establece una política de ventanas abiertas entre la
sociedad civil estadounidense y la cubana, donde algunos actores de
cambio, particularmente del sector empresarial, creen la oportunidad de
desarrollar programas de superación que palien la situación de
desventaja que tiene la población afrodescendiente cubana, y que ellos
saben que tenemos”, razona Madrazo.

“Ellos saben perfectamente que los afrodescendientes cubanos están
subrepresentados en los principales sectores de la economía emergente,
tanto privada como estatal. Entonces, si se abre una avenida después de
esta visita, eso pudiera empoderar a algunos grupos o proyectos en este
campo”, añade.

A juicio del líder del CIR, Obama debería viajar a Cuba con una
delegación del Black Caucus. “Hemos tenido algún que otro contacto con
algunos de sus representantes pero este puede ser el punto de partida
para establecer una comunicación horizontal”.

Intelectuales que han alzado la voz contra la discriminación racial en
Cuba han preferido no dar su criterio.

Uno de ellos, que pidió mantenerse en el “más absoluto anonimato”,
recordó las críticas que recibió Roberto Zurbano cuando se atrevió a
decir en The New York Times que la revolución no ha acabado con el
racismo en Cuba.

A Alfredo, joven escritor, la visita de Obama le es indiferente. “Es un
presidente negro, pero él representa a los Estados Unidos, al Premio
Nobel que es, no a la negritud, ni mucho menos. Y me parece bien,
mientras más nos regodeemos en el tema de la raza menos avanzamos”.

Harold, ilustrador y recién graduado de la escuela de diseño, tiene un
punto de vista diferente.

“Obama tiene que recordarnos, solo con su visita, que se puede ser negro
y llegar lejos, muy lejos”, dice. “Aquí, cuando no estas viviendo de ser
negro, que puede ser lo mismo jineteando que escribiendo sobre el tema,
te la pasas acomplejado porque la mayoría de los que acceden al arte, a
las galerías o a las plazas interesantes son blancos. Pero no hables muy
alto del tema porque el acomplejado es el que se da cuenta”.

El criterio de Harold coincide tangencialmente con el de un desconocido
que regresaba en un taxi de bailar en Salón Rosado de la Tropical, con
una caja de ron en la mano y dispuesto a compartir sus sentimientos con
el resto de los pasajeros.

“Ayer se lo dije a una ‘blanquita’ en el agro: ‘se acabó el querer,
viene a Cuba el hombre más poderoso del mundo y es negro, como yo’. Y
ella se me rió en la cara”, relata. “¿Pero no es verdad?”.

Un negro pobre de San Miguel del Padrón que afirma que lo único que ha
podido hacer en su vida es “comer basura”, dice casi con lágrimas en los
ojos: “Si me dan la oportunidad, lo abrazo, coño”.

“Con el cuento de que en Cuba no hay racismo, no se ha implementado
ninguna política que nos favorezca”, critica un estudiante de Economía
de la Universidad de La Habana. “En 1959 se hizo borrón y cuenta nueva y
se olvidaron de que nosotros, los negros, llevamos encima 500 años de
esclavitud. Así que cada vez que alguien dice que he tenido
oportunidades porque la revolución me las ha dado, me dan ganas de
tirarme para el monte… pero recuerdo que tengo que ser un negro fino
para no desentonar”.

“Y como no he escuchado de la Administración Obama que ese haya sido uno
de sus discursos, entonces qué te hace pensar que va a cambiar algo para
los cubanos, di tú para los negros”, concluye.

Mady, pequeña empresaria en la Habana Vieja, no cree que la visita de
Obama tenga alguna repercusión en los negocios de los afrodescendientes
ni en el empoderamiento de la mujer negra.

“Porque te pones a ver y ¿cuántos somos?”, pregunta refiriéndose a los
afrodescendientes que logran tener pequeños negocios. “Yo estuve en Cuba
Emprende, pasé el curso, y éramos tres negros: mi madre, yo y el
propietario de una panadería. Aquí la gente se piensa que Obama va a
resolver algo, pero no lo creo, la verdad”.

Source: Afrodescendientes miran la visita de Obama con escepticismo |
Diario de Cuba – www.diariodecuba.com/cuba/1457636025_20834.html

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *