Racismo – Cuba – Racism
Categorías
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
No Spanish?
EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish
Archivos
Comentarios

Boletín de la música underground en Cuba – 08-2015

Boletín de la música underground en Cuba
[26-08-2015 21:17:20]
PMU
Palamusicaunderground

(www.miscelaneasdecuba.net).- Edición: 24 de agosto de 2015
1. Cumanayagua Alternativa: adiós no, hasta pronto…
2. El Ciudadano en Guantánamo (I Parte)
3. Peñas musicales: una puerta abierta a la promoción de
artistas underground
4. ¿Una nueva Cuba musical es posible?
5. Dragoní, razones infinitas
6. Otros artículos
7. Cartelera

Cumanayagua Alternativa: adiós no, hasta pronto…

La despedida del Festival Cumanayagua Alternativa, aunque suene
paradójico, fue simplemente un nuevo comienzo. El concierto final
demostró que sucesos culturales como este, merecen y deben continuar.

La noche del 27 de julio se produjo el adiós a la tercera edición del
evento que, como de costumbre, reunió a todos los grupos, solistas y
artistas locales invitados, todos y todas exponentes de la
escena underground cubana. Como invitados especiales de la velada
subieron a la tarima del Prado: Vismel, Barrios, Yissel Leyva y Relbis
Fuentes, quienes conformaban hasta hace bien poco, el grupo Consentido.
Por cierto, Vismel acaba de ganar un premio en Miami, como parte de un
concurso que organiza Dunia Ojeda, artista cubana radicada en Estados
Unidos y que es natural de Cumanayagua. En la primera edición del
Festival, efectuada en 2013, Ojeda interpretó algunas canciones.

La cantautora santaclareña Yaydi Piñeiro volvió sobre sus pasos, audaz
en las letras de canciones como “Inconfundible”, “En zona de peligro” y
“A veces”, temas que hablan de amor, relaciones cotidianas, miedos y
modos de sobreponerse a los avatares de la vida.

La escena quedó lista entonces para Alex Díaz, hijo del destacado
repentista cubano residente en el extranjero, Alexis Díaz Pimienta. El
muchacho de La Habana demostró que las tonadas campesinas también se
cultivan en zonas urbanas. El público lanzó el pie forzado y a los pocos
segundos afloró la poesía de Alex, a quien se le vio confiado sobre el
escenario, pese a la sui géneris propuesta que trajo. Una vez más cantó
con el acompañamiento de dos guitarras eléctricas, algo inédito.

El todoterreno del evento, José Antonio Silveiro, regaló su “Talla
Joven”, además, pudimos escuchar “Volverlo a hacer” y “Cumanayagua
Alternativa”, remix del tema del evento que pronto estrenará video clip,
producido por el propio Silveiro y con la asistencia técnica del
fotógrafo, camarógrafo y diseñador independiente Jorge Camarero.

Después del show vespertino, pocos podían creer que a Teo Barrios le
quedaran energías para la noche. Pero el tenor del rock volvió a la
tarima para despedirse de una ciudad que hizo suya durante tres días.
“Takin’ It to the Streets”, “Take it To The Limit”, “That’s The Way”
fueron las canciones interpretadas en el adiós de Barrios, que quizás
solo sea un hasta pronto porque PMU fue testigo de peticiones para su
regreso el próximo año.

Pese a las dos horas y media de espectáculo junto Teo en la tarde,
Blackout tampoco quiso perderse el espectáculo y cantaron “Hold The
Line” de la banda estadounidense Toto y “Sgt. Pepper’s Lonely Hearts
Club Band” de los Beatles. “No me gusta comparar, pero este es el mejor
festival que conozco. Para nosotros fue especial, ya la gente vio cuanto
hemos progresado”, confesó Felipe Vilches, director de Blackout.

El rock tuvo una pausa y la noche tomó un giro diferente con dos
exponentes del hip hop cubano. Los habaneros New Alianza llegaron con
contagiosos temas como “Mueve, Mueve” y “Fiesta”, mientras Osmel Díaz
Baloy dejó otra vez su huella con sus reflexiones a través de la poesía
hablada (spoken word). Sin dudas, este fue el artista participante más
comprometido con la causa social que defiende: la libertad de expresión.

Los chicos de New Alianza también se mostraron valientes en su discurso
porque Daniel “Danger Pro” Veitía, Adrian Lucio “El Menor” y Dayan “DJ
Chamo Orizondo” junto a Dianelis Duany cantan contra el racismo, la
hipocresía, la mentira y muchos males sociales que afectan a cubanos y
cubanas.

Esta vez fue Osmel, en compañía de Neonelkis “DJ Toki” Salazar y
Yorlandi Leliebre “El Menor” Gávila, quien puso el dedo sobre muchas
llagas. “Contra el tráfico”, “Paz y Amor” y “Mi discurso” invitaron a
pensar en cuestiones incómodas como la violencia, la falta de
oportunidades para la juventud, el arte banal, el compromiso con el
futuro del país, el consumismo, la doble moral, entre otros tópicos.

Como la libertad y diversidad de géneros define a Cumanayagua
Alternativa, luego del rapera tiempo para el jazz, blues, folk y
el country, mezcla que propuso Escencia REM. “Cada cual tiene su estilo
diferente y eso es lo que hace interesante este Festival”, aseguró a PMU
Fausto Pompa, director, compositor y arreglista del grupo.

Pompa ha logrado un engranaje musical que se advierte en los temas “I
don’t care”, “No volveré” y “Vístete despacio”, los elegidos para
despedirse del evento.

Más cerca de las sonoridades brasileñas, afrocubanas y el blues está el
trabajo de Franko’s, noveles músicos que dijeron adiós con “Baila”,
“Musical” y “De parranda”, canciones que quedaron grabadas en la gente y
cuyos estribillos ya coreaban algunos jóvenes.

Pero la noche no podía cerrar de otra manera: con Malas Noticias y buena
música se bajó el telón del III Festival Cumanayagua Alternativa. Estos
muchachos provenientes de la ciudad de Cárdenas, ya tienen conquistado
otro terruño en la Isla. En el Escambray cienfueguero tienen miles de
seguidores. Es que es muy difícil que algún amante del rock and roll no
disfrute con la agrupación matancera que es puro espectáculo.
Demostrando la amplitud de su repertorio estrenaron una versión muy
propia de “Roadhouse Blue” del grupo norteamericano The Doors, para
luego subir la parada con “Celebration”, de Kool and The Gang.

“Free Ride”, tema incluido en el disco 12+1, mantuvo a los rocanroleros
en movimiento, al tiempo que “Are You Gonna Go My Way” de Lenny Kravitz,
volvió a ser bien recibida por el público como ocurrió en conciertos
anteriores. Malas Noticias no quisieron ser un mal augurio, por el
contrario, fue la mejor de las despedidas para un exitoso festival.

Cada concierto demostró cuán importante es esa fiesta del arte
independiente para los pobladores del lugar, así como para la promoción
de noveles artistas y la colaboración entre proyectos. Detrás quedaron
debates teóricos sobre música underground y alternativa cubana, ensayos,
descargas, percances organizativos, así como la voluntad y el empeño de
los músicos. También hay que resaltar el gran esfuerzo organizativo del
Club de Amigos de la Década Prodigiosa y el periodista y escritor Joao
Fariñas, máximos impulsores de la iniciativa.

Cumanayagua y los asentamientos montañosos de El Nicho y Crucecitas
agradecen cada edición del Festival, porque disfrutan de buena música
pese a encontrarse alejados de los centros culturales más importantes
del país. Por ello el 27 de julio el Festival Cumanayagua Alternativa no
dijo adiós, simplemente fue un hasta pronto…

Ver fotos del evento

El Ciudadano en Guantánamo (I Parte)

A El Ciudadano lo conoce casi todo el mundo en Guantánamo, esa ciudad
del sureste del Caimán que puede sorprender a muchos por lo bonita que
se ha puesto y los aires de metrópoli que quiere vestir, sobre todo en
las calles más comerciales. Pero en los linderos es dónde vive David
Rodríguez Nápoles, uno de los exponentes más atractivos que tiene el hip
hop underground en el oriente cubano. Su casa está en una parte del
Guaso que por su nombre lo dice todo: España Chiquita, reminiscencia de
un pasado colonial que se quedó en sus calles de tierra, algunas casas
altas para evitar la inundación y un arroyuelo sin puente. Por cierto,
le dedicó un tema que nos encantaría presentar.

Encontrar a El Ciudadano es fácil. Se llega a cualquiera de sus
fronteras y se pregunta: “¿Dónde vive el rapero David?” Y enseguida la
gente te responde y te señala: “Ah, ese es el músico, el hijo de Silvia,
allí en la calle Agramonte, ahora mira para allá, atraviesa las líneas,
coge por el trillo y doblas antes de llegar al arroyo….” Y después,
cualquier tema de hip hopte hace dar directamente con la casa.

David Rodríguez Nápoles, A.K.A El Ciudadano, al parecer siempre está
rodeado de música y de amigos, y esta vez recibió a PMU encantado y muy
alegre porque hace poco, un video de él rapeando en una barbería que
subió un amigo en Facebook, va por 45 millones de Like. “Yo no tengo
tiempo de sentarme en Internet, va muy lento, hay gente que sabe más de
mí que yo mismo. La fama mía es más por la improvisación que por las
canciones que hago”.

Desde el 2003 está dando bateo en toda Cuba, cuando en aquel momento
todos en el barrio querían rapear y el hip hop era una cultura callejera
casi de moda. Llegó a tener 14 discos, pero un día su disco duro no
quiso seguir funcionando y perdió casi la producción completa. Ahora sus
amigos le ayudan a recuperarla, viene con algo y lo agrega a la colección.

En realidad, sin El Ciudadano no se puede contar la
historia underground de la música guantanamera, es un conversador nato y
ha vivido muchas cosas que lamentablemente todavía se desconocen, desde
las censuras a los recibimientos, desde las peñas con pocos asistentes a
los conciertos con multitudes, desde la lenta conexión a Internet para
subir sus propios temas hasta la imposibilidad de saber qué está pasando
con lo que lleva su firma allá afuera.

Los discos que pudo recuperar dicen mucho, y sus títulos son todo un
poema descriptivo de la vida: Borracho y loco, El poder de la palabras,
Sin tanta muela, Concepto de barrio, El ultimo moikano, Reducción de
plantilla… Por cierto, escuchar cada track es también una aventura
porque te lleva a un mundo subterráneo donde sólo el rap ha podido
subsistir sin tantas cortapisas y palabras bonitas que dicen nada.

El Ciudadano es un tipo audaz, con algo más que pantalones, se nota en
su lápiz y en las opiniones que libremente expresa mientras se recuesta
en un sofá y se anima a contar casi todo, o a responder las preguntas,
hasta las más atrevidas y personales que uno le hace. En uno de los
pocos videos promocionales rescatados, “La selva del pavimento”, aclara:
“Si la frustración fuera talento, ustedes serían los mejores del mundo”.

El tema “Cuando yo sea famoso” se lo dedica a todos los grandes
soñadores, ya sean de Cuba o del mundo. No ha cambiado desde que decidió
improvisar o escribir con ganas, y de verdad que cuando uno conoce al
hombre con cuerpo de muchacho que está detrás de todo ese rap, hay que
suspirar agradecido. Un rifle tatuado marca su cuello, mientras otras
imágenes en el cuerpo se dejan ver, todo forma parte de su osadía. Y
así, un poco irreverente en el rapeo, pero al mismo tiempo servicial y
cuidadoso, se presenta David Rodríguez Nápoles.

En la entrevista habló del proyecto Campamento Subterráneo y otros
raperos guantanameros con admiración. Con mucha confianza nos contó de
sus planes futuros, y de verdad que entusiasmados, compartimos toda
nuestra fe para que se cumplieran. De todas maneras, El Ciudadano
regresará a PMU porque tiene mucho que contarnos.

Peñas musicales: una puerta abierta a la promoción de artistas underground

El concepto de una peña se asocia a menudo con la justicia social y la
cultura popular. Generalmente, es un lugar de reunión o agrupación de
músicos o artistas, que pueden estar ubicados en Europa o en varios
países de América del Sur. En Cuba, el término en sus inicios significó
un lugar popular barato donde se ofrecía la música popular, por lo
general la nueva canción o Nueva Trova popularizada por músicos como
Silvio Rodríguez, Noel Nicola y Pablo Milanés, en la década de los 60 y
principios de los 70.

Hoy, salvando las distancias entre décadas, sigue teniendo la misma
connotación y constituye además, un trampolín promocional y profesional
para los jóvenes talentos de la isla. Podemos decir que las peñas son el
verdadero empuje para los artistas aficionados.

No nos referimos a los espacios institucionales que promueven a aquellos
artistas que son parte del catálogo de alguna de sus agencias, pues este
artículo perdería el sentido para la revista PMU. Nos referimos a las
propuestas y posibilidades alternativas interesantes para los músicos
que no cuentan con los recursos necesarios para su promoción. Y queremos
notar que el crédito principalmente se lo llevan los artistas
protagonistas de las peñas al otorgarles un espacio a otros músicos que
no pueden contar con un espacio fijo por diferentes causas ajenas a su
voluntad, como representación o membresía a una agencia o institución
estatal. Ya conocemos que la representación de dichas agencias estatales
es solo simbólica en la mayoría de los casos y que desgraciadamente para
los artistas, aunque underground por vocación, necesitan de la
inscripción para presentarse en cualquier lugar de la isla.

Sin embargo, los artistas underground que no pertenecen a agencia alguna
pueden estar invitados por el protagonista de la peña sin que se le
exija un documento que demuestre su permanencia dentro del catálogo de
cualquiera de las instituciones musicales. Paradójico, pero favorable
para los artistas sin patente.

Un ejemplo de ello lo constituye la peña de Ray Fernández, la cual se
realiza cada jueves en el Centro Cultural Diablo Tun Tun. En esta peña
con más de 10 años de creada y mantenida en los índices más altos de
audiencia y gusto, todos aquellos artistas sin importar credo ni raza,
tienen la primicia de dar a conocer su talento. Entre el primer y
segundo tiempo de concierto de Ray, estos músicos sin patrocinio
institucional alguno, tienen la oportunidad de interpretar dos temas de
su repertorio, dándose a conocer entre el público asistente.

La peña de El Poeta Lírico, que se realiza en La Madriguera los últimos
miércoles de cada mes a las 9 de la noche, es también una peña llena de
acontecimientos, donde además de entrada gratis, les brinda a todos los
músicos de rap/hip hop, la oportunidad de lanzar o presentar un disco de
su creación.

Por otro lado, el proyecto Malcolm Beybe, que también cuenta con una
peña fija en la Casa (Mauline) de Cultura del municipio Arroyo Naranjo,
es otro gran propulsor de jóvenes talentos. A pesar de ser un proyecto
gigantesco con más de 10 integrantes, la buena acción es que continúan
aceptando a todo artista con ganas de crear y les ofrecen su momento
cada miércoles en esta peña.

Estas, y otras peñas no citadas aquí y no por eso menos importantes,
tributan al desarrollo de todos los músicos underground que existen en
Cuba. Porque muchos de los creadores de géneros musicales que van desde
el hip hop hasta la música electrónica, encuentran en las peñas el
primer espacio de promoción de su trabajo y carrera.

Aunque exista a todo lo largo y ancho del país un elevado número de
preferencias musicales, que a nivel social inclinan la balanza a favor
de los géneros más movidos y consumidos como el reggaetón, y aunque es
cierto también que los géneros más demandados tienen otros espacios
culturales institucionales de presentación y menos trabas burocráticas,
la realidad es que las peñas proporcionan más opciones para los géneros
menos consumidos como el hip hop y el rap. Incluso, estos lugares
funcionan también como espacio de interacción y retroalimentación
artista-público, porque tiene la característica de reunir un público
heterogéneo, según las preferencias artísticas de cada cual, donde
convergen muchos jóvenes cubanos y extranjeros.

Por tanto, todas las ciudades y medios rurales, a través de las
diferentes peñas culturales se convierten en un espacio de promoción
para la música y los artistas underground, espacios que debemos seguir,
cuidar y desarrollar, en aras de continuar el avance del movimiento
musical underground cubano.

¿Una nueva Cuba musical es posible?

De repente todos se vuelven locos, Obama anuncia el restablecimiento de
las relaciones con la Isla. Los cubanos salen a las calles
“espontáneamente” para celebrar las buenas nuevas. La gente comenta en
sus casas sobre las nuevas posibilidades que pueden conllevar este
cambio. Y por supuesto, los músicos no dejan de opinar al respecto, ya
sea de forma optimista o pesimista.

Corría el caluroso mes de agosto y me encontraba en un pequeño festival
de rap/hip hop celebrado en las afueras de Guanabacoa, auspiciado por
sus propios cantantes. Por lo cual aproveché la oportunidad y me dispuse
a realizar una recopilación de opiniones respecto a los nuevos cambios,
antes de dar voz a mi análisis personal.

Raúl Fernández Longuera, rapero de 22 años de edad: “Yo no creo que haya
ningún cambio que me vaya a dar en mi vida, ni a mí ni a mi familia.
Todo va a seguir igualito. Fíjate tú, que eso pasó hace unos cuantos
meses y dime si tú ves algo nuevo que no sea la matazón por la Wifi loca
esa. Ahora, si los cambios son tan lentos como dicen ser, ¿para cuando
vendrán las mejoras en cuanto a las condiciones y posibilidades de los
artistas? Nada, que yo no creo ese cuento de que algo va a cambiar. Todo
es un rejuego político para una vez más tener a la gente entretenida y
engañada”.

A su lado se encontraba otro muchacho, rapero igual que Raúl, el cual no
quiso dar su nombre real, pero todos lo llamaban Pichi, y no estaba tan
pesimista al respecto porque decía: “Asere no seas tan amargado, yo sí
creo que las cosas van a ir mejorando. Aquí se han cometido mil errores,
pero esta gente está dando pasos para rectificarlos. Lo que no creas que
ahora vayan a llover caramelos del cielo en dos días. Aunque la verdad,
en el aspecto de la música sí tienes razón, ahí la jugada la veo más
apretada. No creo que sea una prioridad para ellos dejarnos ser libres
de opinión, pero bueno, a lo mejor nos abren algunas peñitas para
tocarles a los americanos cuando vengan, aunque nos tengan los ojos
echados”.

Otra opinión fue la de Magela, que como tal no pertenece al movimiento
del rap ni del hip hop, pero su esposo es rapero desde hace más de diez
años y ella no se pierde una presentación. “Yo también creo que los
nuevos cambios pueden dar nuevos horizontes a los artistas, incluso,
antes de llegar ya muchos estaban viajando a los Estados Unidos en el
famoso intercambio cultural. Mi esposo no es tan optimista como yo, y
razones tiene para ello, ya que en estos diez años de carrera ha sido
marginado, maltratado, humillado y aislado de la sociedad, pero eso no
quita que las cosas sean así toda la vida. Por ley, las generaciones se
regeneran, nuevas mentes llegan al poder, y la opinión del pueblo vale
de cierta forma, pues no creo que a base de mentiras puedan mantenerse
muchos años más”.

Todos querían hablar, todos querían opinar, pareciera como si el miedo
del cubano a reflejar su criterio en la prensa escrita estuviera
mermando. A veces resultaba imposible llegar a recoger las opiniones de
todos, pues muchas eran cortas, agresivas y algunas con falta de
coherencia. Pero después de calmado el ambiente, una voz pausada y medio
ronca debido a sus sesenta y siete primaveras, opinó: “Mira, no sabes
cuánto me alegra que los jóvenes cubanos estén optimistas de los nuevos
cambios que supuestamente se avecinan, pero yo soy de una opinión mucho
más reservada al respecto. Para empezar, de cierta forma yo le debo
gracias al Sistema, ya que mi padre era negro pobre y mi madre blanca de
cierto nivel, es decir, que antes del 59 su unión era un verdadero
problema. Yo me crie en una sociedad donde se hablaba de igualdad de
toda índole, desde jovencito me gustaba mucho la música cubana de la
época, como el Benny y Los Zafiros, llegué a la universidad y me gradué
de contador, pero mi afición al canto seguía latente. Recuerdo que fui a
la Zafra de los Diez Millones y allí era el que hacía y organizaba las
actividades culturales por las noches. Más tarde, le grité incluso
barbaridades a los que se iban por el Mariel. Amigos míos de profesión
que los consideraba traidores a la patria, ¿y ahora qué tengo? Un
cuartico con barbacoa en Guanabacoa, un hambre que no me la quita nadie
y lo único que me queda es ayudar a los jóvenes de la calle con su
música. Entonces, ¿de qué sirvió todo? Años y años de esperanza y fe
depositada en un sistema que me viró la espalda al hacerme viejo. Por
eso creo que los jóvenes, a pesar de que me alegra verlos vivir su
optimismo, al mismo tiempo me da pena por ellos. Pena que sentí yo por
mí mismo al ver como mis amigos, los que le gritaba coros en el Mariel,
hoy vienen a los mejores hoteles, andan en los mejores carros y hasta
uno vino a verme a mi casa y me regalo 100 CUC. ¡Ya te imaginas la
vergüenza que pasé! Creo que no vale la pena…”

Después de recoger esta recopilación de opiniones, podemos palpar que
hay una gran diversidad de criterios con respecto al tema.

La realidad es que las promesas, en cuanto a los cambios, son miles en
el aire, pero en la realidad son muy pocas. Quizás mi opinión personal
no tenga un gran valor, pero soy de los que prefiero simplemente
mantenerme a la espera de lo que puede ocurrir. Estos jóvenes en parte
tienen fe de que algo pueda ocurrir, de que se música se escuche y no
sean marginados por defender opiniones sociales. Quizás son solo sueños,
quizás se hagan realidades, pero hay una realidad, la esperanza es algo
que los mantiene vivos y con ganas de vivir ¿Por qué perderla entonces?.

Dragoní, razones infinitas

Con toda la sonoridad que lo habita, junto a los cómplices que hacen de
su banda un instrumento ideal para recrear una época llena de conflictos
sociales, crucial para una generación que puja por encontrar el sitio en
su momento sin carecer del carácter necesario para mantenerse cuando los
espacios institucionales no han sido diseñados para todo tipo de música,
Carlos Dragoní mantiene firme la convicción, contra viento y marea,
porque su música es lo más importante.

Como músico, trovador en solitario, Carlos se abre camino. Es mucho más
sencillo encontrar espacio para el trovador y su guitarra que para una
banda completa, sin embargo, el artista antepone las necesidades
creativas ante las económicas. “Realmente, la guitarra y yo nos
quedábamos pequeños ante mis necesidades creativas. Alguien me dijo una
vez que la guitarra en sí era una orquesta, capaz de reproducir un
sinfín de notas. Si bien es cierto, llega el momento en que esto no es
suficiente. A mí me pasó, encontré la necesidad, y sin dejar de tener mi
obra como trovador con su guitarra, busqué el espacio para conformar una
pequeña banda, con la que encuentro aquellas sonoridades imposibles de
lograr con un solo instrumento. Para sentirme realizado como creador
necesitaba experimentar más allá de lo logrado hasta el momento,
encontrar nuevos timbres, sonoridades, una polifonía que me
caracterizara era la meta, una letra profunda, cargada de metáforas
contestatarias vendrían acompañadas de un trabajo musical serio con
arreglos más complejos para varios instrumentos, simplemente, seis
cuerdas no me bastaban”.

Carlos, director fundador de Reverso, una de las bandas jóvenes más
importantes de Las Tunas, encontró diferencias musicales importantes que
lo llevaron tiempo después a separarse y crear un nuevo proyecto, el
cual mantiene hoy según su liderazgo creador. “Reverso fue una etapa muy
importante en mi vida, fue un momento en el que un grupo de jóvenes con
mucho talento decidimos unirnos y crear una banda. Sin formación
profesional y con muy poca experiencia, emprendimos lo que llegó a ser
la única banda de su tipo en Las Tunas. luego de un tiempo sentí la
necesidad de abandonar ese proyecto que ya estaba hecho, pero distaba
mucho de mis creencias y necesidades artísticas, y fue entonces que
surgió con un formato diferente al de Reverso, sumando la sonoridad de
metales y por supuesto la experiencia musical adquirida, Carlos Dragoní
y su banda”.

Junto a Jesús Jomarrón, un joven valor de la música en Las Tunas, la
música de la agrupación adquirió un carácter menos autodidacta, y de
alguna manera la musicalidad tomó un rumbo mucho más serio dentro del
panorama cultural en la ciudad. Carlos estaba conformando su sueño.
“Entre Jesús y yo fuimos creando la alineación a nuestro gusto. tan
grande como pudimos y nos dieron las posibilidades, fuimos llamando a
los músicos que habían participado conmigo unos meses antes en un
concierto único que había organizado precisamente para probarme con un
formato mas grande, esa fue mi cantera inicial. Lo curioso fue que el
concierto gustó tanto que decidí aventurarme con aquellos que me
acompañaron esa noche”.

El proceso creativo de este joven artista tunero va de la mano de su
guitarra, los escenarios se convierten en tribunas, lugares donde expone
sus ideas y puntos de vista sobre diversos temas hechos canciones. Con
sus fieles acompañantes desanda los escabrosos caminos que le impone su
tiempo, enuncia con su garganta todo aquello que le causa preocupación.

Muchos sostienen que la trova no constituye un género, que es más bien
un momento dentro de la canción, muy lejos de la verdad aquellos que
piensan así. Se dice que mientras se es joven, las ganas de hacer son
mayores, las posibilidades parecen posibles por lejanas que en la
práctica puedan estar, y para Carlos Dragoní ese pensamiento es una
máxima de vida.

Como un verdadero equipo, donde todas las ideas son válidas trabajan
estos chicos bajo la batuta de su joven líder, el oficio que el tiempo
regala es la bendición que encuentran para seguir adelante, el motivo
real en la búsqueda de la realización personal y profesional.

Varios demos son la carta de presentación de la banda, una peña habitual
en el espacio “Siempre que hay trova escampa”, es sin dudas uno de los
máximos logros de estos muchachos que toman muy en serio su música. Para
los que conocen su obra son sin dudas un paradigma a seguir, nombres que
se suman al pequeño grupo de artistas undergroundstuneros que hacen de
la música un modo de vida más que una profesión, la realidad
circundante, el medio donde nutren su estética creadora, el lugar donde
se proyectan de manera personal para recrear musicalmente su mundo.

La idea es seguir trabajando, mejorando y creciendo, lograr el
reconocimiento social necesario para trascender. El objetivo está
fijado, las razones son infinitas.

Otros artículos:

• Cumanayagua Alternativa: mano a mano entre dos generaciones
• El rescate de la moña en Cuba
• Padre mío que estás en La Tierra
• K’achá más que una idea, es un concepto que Cuba necesita
• Con L y sin “palanca”…

Cartelera

28 de agosto 2015: Conciertos del proyecto de música electrónica Kill
the Party, los viernes 7, 14, 21 y 28 de agosto, en la sala Maxim Rock,
ubicada en Ayestarán y Bruzón, Centro Habana, La Habana, a las 9:00 p.m.

28 de agosto 2015: Concierto Macabro, con el grupo de rock Obscuro, en
Independencia No. 160 e/ Simón Reyes y José María Agramonte, Mcpio Ciego
de Ávila, Provincia de Ciego de Ávila, a las 9:00 p.m.

Palamúsica Underground (PMU) es una publicación empeñada en otorgarles
espacio nacional e internacional a los creadores y artistas musicales
del ambiente musical underground cubano. Publicamos artículos semanales,
críticas de discos, noticias y fotos de conciertos, descargas y mucho
más en nuestro sitio digital www.palamusicaunderground.com.

Para mantenerte al día por nuestro servicio de correo electrónico sobre
las últimas noticias de PMU, suscríbete a nuestro boletín electrónico
aquí, o escríbenos a pmu@palamusicaunderground.com y pide que te
agreguemos a nuestra lista de envío.

Para mantenerte al día por SMS de los próximos conciertos underground,
suscríbete a nuestras notificaciones de SMS aquí, o deja una llamada
perdida al número 5-315-4326. Si en algún momento deseas salir de la
lista, puedes hacerlo enviando un SMS al mismo número con la palabra SALIR.

También tenemos un buzón de voz donde puedes escuchar de manera gratuita
los próximos conciertos haciendo una llamada al número 5-380-5446.

Si eres artista o fanático y deseas contribuir con PMU, tus noticias y
artículos originales son bienvenidos. También nos interesan tus
opiniones, comentarios y sugerencias. Solo escríbenos a través de
www.palamusicaunderground.com, o a pmu@palamusicaunderground.com.

¡Ahora también estamos en el paquete semanal!

Source: Boletín de la música underground en Cuba – Misceláneas de Cuba –
http://www.miscelaneasdecuba.net/web/Article/Index/55de1ed03a682e13308ff815#.Vd7zA_aqqko

Tags: , , , , , , , ,

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *