Racismo – Cuba – Racism
Categorías
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
No Spanish?
EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish
Archivos
Comentarios

Boletín de la música underground en Cuba 07-2015

Boletín de la música underground en Cuba
[09-07-2015 00:48:58]

(www.miscelaneasdecuba.net).- Edición: 6 de julio de 2015
1. De rap, prejuicios raciales y otros demonios
2. ¿Cómo romper la impotencia? Retorno de Utopía…
3. Hip Hop Unión: un nuevo espacio para la cultura hip hop en Cuba
4. La Chagotrovancia
5. Underground, ideología musical de Mortuary
6. Otros artículos
7. El termómetro
8. Cartelera

De rap, prejuicios raciales y otros demonios

Recientemente varios artículos publicados en PMU han traído a flote el
tema de la interrelación racial en Cuba como parte de la ofensiva que
sectores oficialistas y academicistas emprenden contra la cultura hip
hop, y específicamente, contra el rap.

Esencialmente los autores de tales trabajos concuerdan que, entre otros
aspectos, ese rechazo al rap está estrechamente vinculado a un
subyacente y a veces desbordado “racismo a la cubana”. Como si se pasara
por alto que aquí, quien no tiene de congo tiene de carabalí. Ahora
bien, me pregunto, ¿cuánto de racismo puro existe en el combate contra
un género musical como el rap, que según sus detractores es acuciante
fantasma que recorre la ciudad contaminándolo todo?

Debemos recordar que desde su mismo desembarco en estas costas, el rap,
urbano por excelencia, se anidó en barriadas marginales profusamente
habitadas por mestizos y negros, y donde el abandono social, económico y
educacional se palpa en cada esquina.

Promiscuidad de cuerpos y almas que deben mantenerse en edificios
inhabitables, familias fallidas, escala de valores desparramados o
inexistentes. Niños que llegan a la adultez conviviendo con el delito,
lejos de la más elemental educación formal que muchos padres y maestros
no pueden transmitir por improvisados e ineptos. Estos y otros fenómenos
más sirvieron de cobija al rap a su llegada a nuestro país.

Tal crudeza social acumulada durante decenas de años bajo un extraño
signo de silencio tocó fondo durante el llamado Periodo Especial. Y fue
entonces que el rap sirvió de instrumento para romper el silencio
cómplice. Para darle voz a las penurias, para dibujar sin afeites los
desgajes de una sociedad que la propaganda oficial se empeñaba en
ocultar. El castillo del afán igualitario se vino abajo estruendosamente.

Una buena porción de esa juventud marginal compuesta en su mayoría por
negros y mestizos patentizó a través del rap, su derecho de ser parte
con voz y voto del entretejido socio-político del país, de su país. Y
eso precisamente a juicio de las autoridades y académicos fue el octavo
pecado capital. Cómo podía ser posible que jóvenes extravagantemente mal
vestidos y valiéndose de un género foráneo se permitían cuestionar el
orden establecido y podían encarar una política social más cercana a lo
divino que a lo real. Se activaron todo tipo de alarmas, se pusieron en
funcionamiento medidas cautelares, desde la más sutil hasta la más
drástica, y subliminalmente se dejó correr un fondo racial.

Viremos la página un instante y supongamos que desde el primer momento
las letras de nuestros raperos hubiesen sido alabanzas al Estado y sus
instituciones, crónicas de una sociedad casi perfecta, armoniosos cantos
a la utópica igualdad que se quería imponer, entonces, vuelvo a
preguntarme, ¿qué hubiese sucedido? De seguro que el rap hubiera tenido
cabida en los salones de instituciones de gran “prestigio” cultural, en
emisoras de radio y televisión, en actividades culturales de centros
como la Universidad de La Habana. Luz roja constante, independientemente
a lo grotesco y primitivo de sus letras, a lo lujurioso de sus
expresiones corporales, a lo estrafalario de la vestimenta y de que la
piel de los raperos sea más oscura que una noche en pena. Todo se puede
perdonar, siempre que la voz que reclama no sea más alta que la voz que
manda a callar. Es por ello que soy de la firme opinión que el
enfrentamiento al rap se sustenta en razones políticas, por encima de
las culturales, las raciales y las marginales. En las esferas del
oficialismo, el rap puro es un enemigo potencial, que armado de
verdades, puede hacer resentir los pilares de una sociedad ahogada en
tanta inercia de pensamiento.

Estoy de acuerdo con mis colegas que en muchas esferas de la vida cubana
perviven hirientes acciones y manifestaciones raciales pese a ser
condenadas por leyes oficiales y artículos constitucionales, pero este
es un tema que por su complejidad requiere de más espacio del que
disponemos ya en este artículo.

Por ahora solo rogamos para que la inteligencia humana nos libre del
racismo en todas sus manifestaciones y que no tengamos que esforzarnos
en exceso para encontrar al verdadero y único culpable de tantas tizas
tiradas.

¿Cómo romper la impotencia? Retorno de Utopía…

Quien oye los temas de Kamankola puede entenderlos por una endecha, pero
la verdad es que esta estética se encamina hasta dimensiones más
profundas, las de la negatividad (en el sentido de contradictorio, de
problematizador, en los valores de conciencia esotérica de actualidad
enfática, de continuidad dañada y gastada y de normatividad vulnerada)
de lo positivo (en el sentido de lo factual), esto es, pone en clave de
“jodido” lo que existe, cuestiona su validez. Esta misma lógica le hace
buscar en el universo de lo existente una oportunidad que socave esa
realidad que le ata, a la vez que crea así el camino para otros.

He intentado proponer distintas perspectivas metodológicas (la del
observador y la del participante) para entender cómo la iniciativa es un
factor de ventaja, en condiciones que no podemos dominar absolutamente,
entiéndase impotencia en su dimensión psicológica, pero nunca puede
faltar la (perspectiva) del protagonista: el artista, en este caso Jorge
Kamankola (kamankola@gmail.com).

Si todo lo que expliqué antes parece muy técnico, abstraído, alejado de
la realidad, oigamos a este artista, que como todo artista, no se cansa
de buscar, aunque en esencia no sepa qué, o no sepa justificar qué.
Agradecemos eso.

Kamankola: “Se puede hacer un montón de cosas, lo que pasa que aquí la
gente le es más fácil quejarse que buscar alternativas. La gente se
queja demasiado y no hace nada. Alternativas hay, lo que pasa que la
gente en este país está adaptada a hablar mierda de por qué las
instituciones no le dejan hacer y es verdad, pero yo me quejo y al mismo
tiempo le pongo más fuerza a la parte de buscar, salvar mi verdad. Si me
quedo quejando, entonces no me entero que hay otras formas.

El crowdfounding es una cosa que se usa en el mundo entero. Estamos en
un país desconectado, es exacto, pero hay formas, vulnerar la seguridad,
lugares que posibilitan acceso gratis como las embajadas, yo reunía un
poco de dinero y pagaba para conectarme en los hoteles, no sé, quería
informarme.

Ahora, eso (se refiere al crowdfounding) no es ponerlo y ya. Tienes que
estar 40 días moviéndolo, en plan: ‘yo quiero esta talla y voy a hacer
todo para lograr esto’, sin contar con el gobierno. Si el gobierno tiene
sus propuestas, sus vías, las cosas son por aquí y no puedo ir, trato de
buscar una forma de irme por allá.

En la vida real, es difícil que la gente ponga dinero. Casi siempre lo
que ponen son tus socios, lo bueno es que tus socios le van a ‘meter el
pie’ a sus socios y así. Tampoco es regalar nada porque yo devuelvo
algo, hay reciprocidad, pero hace falta confianza porque es una compra
anticipada. Incluso hubo amigos cubanos que no tienen tarjeta
electrónica ni nada de eso, que me daban el dinero a mí y yo lo
consideraba parte del crowdfounding. Quería hacer, además, como un
concierto de recaudación que se llamara la Poninafounding, pero al final
no apareció el lugar para hacerlo.

También, un poco fue una ‘tragedia’ porque fue un montón de días de
seguimiento y había días sin resultados. Imagina en el mundo tú pudieras
estar conectado todo el día, pero yo podía solamente par de horas al
día. Un sufrimiento, pero es un agridulce raro porque se logró. Es una
‘pincha’ psíquica de impotencia porque al final no puedes ‘coger a
alguien por el cuello’ y decir: ¡asere, ponme esto! Yo siempre recuerdo
una frase de Silverio, el del Mejunje (centro cultural de Santa Clara)
que dice: yo no pido permiso para hacer, yo simplemente, hago. Y claro,
independientemente que después te des contra la pared, pero esa frase te
da una fuerza.

En España fue que me hicieron la fabricación del disco y tuve la
posibilidad de presentarlo ahí, en el País Vasco, y luego en Madrid,
Barcelona, luego en Bélgica y Nicaragua. Lo que más me duele a mí de
toda la historia esta es que en España se conoce más mi música que aquí
y le dan más valor a mi disco que aquí. Por ejemplo, allá salió el disco
del año en la cadena de radio alternativa Radio 3. Sin embargo, uno hace
un disco aquí en Cuba, un disco netamente cubano, porque ya el proyecto
se llama Kamankola que es una palabra de la jerga cubana y la mayoría de
los temas tienen jerga y mucha cubanía, al final es un disco que nace
aquí y lo que más quiero es defenderlo aquí, y es aquí donde menos puedo
tocarlo. Yo no quiero que me paguen, yo simplemente quiero que me dejen
tocar.

Lo que más necesitamos en este país es Internet, no es televisión, no es
radio, es poder poner a disposición de la gente información,
comunicación, nuevas posibilidades”.

No olvidemos lo que interesa, por ahora, su éxito para romper la
impotencia: usando los recursos tecnológicos que pone a nuestra
disposición Internet y el potencial movilizador de una buena idea. Tal
situación se da cuando se produce una densa red de relaciones entre los
hombres de la que no está excluido el elemento personal. Una densa red
de influjos que se ejercen de forma enteramente personalizada, una densa
red de determinaciones prestando atención a quién afectan, un lazo
social profundo y emotivo: depender de todos y depender personalmente de
la responsabilidad de alguien y del acuerdo con ese alguien. Todos
importan, todos están integrados. La vida civil (en la que incluimos las
libertades individuales, las relaciones más horizontales que permiten la
iniciativa), y no la política, es un vínculo real. ¿Retorno de Utopía o
retorno a Utopía?.

Hip Hop Unión: un nuevo espacio para la cultura hip hop en Cuba

PMU entrevistó a Ahmel Incera Cepeda, pionero de la poesía hablada en
Cuba. Con mucho esfuerzo y tesón, ha logrado ubicar un nuevo oasis para
la culturahip hop, carente cada vez más de espacios donde subsistir.

PMU: Ahmel, háblame de este nuevo espacio.

Ahmel: Bueno, el nombre de este espacio es Hip Hop Unión. Es el comienzo
de un programa que forma parte de la plataforma de colaboración e
intercambio de la organización cultural Proyecto Con las Manos.

Hip Hop Unión tiene como propósito fomentar y desarrollar la cultura hip
hopen sus múltiples elementos, tanto el spoken word como el rap, el
DJ, cypher,freestyle. Desde el punto de vista musical, el público podrá
disfrutar de rap cubano e internacional, géneros y estilos como
elreggae, jazz, neo soul, etc. También queremos vincular a los artistas
del movimiento hip hop aquí en Cuba y desarrollar una serie de
actividades para su desarrollo, su documentación.

PMU: ¿Cuál es la motivación principal de querer hacer este espacio?

Ahmel: Justamente la falta de espacios. Tú sabes que carecemos de
espacios y de apoyo institucional. Y también, por la falta de unidad de
los exponentes de esta cultura. Entonces, mi visión ha sido la de apoyar
el movimiento cubano de hip hop desde este pequeño espacio, que es para
todos.

PMU: ¿Qué figuras del rap cubano crees que desfilen por Hip Hop Unión?

Ahmel: Bueno, en su primer día de creado desfilaron por aquí figuras
como Orly, David D’ OMNI y Juventud Rebelde, así que creo que empezamos
con el pie derecho. Quisiera que todos, sin excepción, desfilaran por
aquí. Ya te digo, el nombre Hip Hop Unión habla del concepto que quiero
defender. Se trata de integrarnos, de unirnos, de hacernos más fuertes.

PMU: Mencionabas anteriormente la palabra documentación. ¿Significa que
también en este espacio habrá una parte teórica?

Ahmel: Sí. Esa parte teórica servirá para elevar y salvaguardar la
cultura hip hop. Creo que es necesario que entre nosotros mismos
comencemos a entender que ya es hora de hacer algo más que música, danza
y expresión. Está el factor importante de la educación, vital para
transmitir un mensaje positivo a los amantes de esta cultura, para que
piensen con conciencia de comunidad.

PMU: ¿Piensas que la salud de la cultura hip hop en Cuba peligra?

Ahmel: Yo creo que sí. Ya que como te decía anteriormente, no tenemos
apoyo institucional. Existe poca unidad entre los exponentes, la falta
cada vez mayor de espacios. Entonces, lo que debemos hacer es tener un
punto de encuentro donde todos podamos recurrir a curar nuestras heridas
y poder salvar la cultura hip hop. En ese sentido, el slogan de este
espacio es: Haz que crezca e ilumine nuestra unión.

PMU: ¿Qué importancia le darías en este sentido a los espacios
independientes?

Ahmel: Hay que defender la cultura hip hop desde lo independiente
también. Creo que hay que respetar las decisiones de cada cual. Creo que
los espacios independientes son buenos, saludables.

PMU: Los que quieran acceder a Hip Hop Unión, ¿Dónde pueden encontrarlo?

Ahmel: Hip Hop Unión está ubicado en el Café Saturno. Todos los viernes,
de 9:00 p.m. a 3: 00 a.m. La dirección es: Línea y calle 10, en el
Vedado, La Habana. Esperamos que el espacio permanezca y tenga buena luz.

La Chagotrovancia

Ahí está la palabra, rica y lista para ser gozada: Chagotrovancia. Quien
sepa que a Santiago de Cuba se le llama Chago, ya tiene un cuarto del
significado, lo demás se entiende por trova, y el resto no es ni una
vagancia ni una codicia, es la pura vaciladera, que sólo sucede cuando
se hace trova aquí en Santiago.

Sus artífices, que en realidad no crearon ese modo de cantar pues fue
algo que trajeron los cantantes que son de la loma y bajaron para el
llano, son una pila de jovencitos, y algunos no tan jovencitos pero con
la misma alma, que se dejaron seducir por guitarras y por muchachas, por
muchas muchachas, para entonces ponerse a inventar un rima aquí, una
melodía acullá, mientras caminaban por estas calles empinadas y se iban
de vez en cuando lejos de la ciudad, dejándose embullar por cualquiera.

Uno de sus clásicos líderes vino de antaño, cuando no se llamaba
Chagotrovancia, y fue José Nicolás, que en paz descanse y la guitarra lo
tenga trovando allá en la Gloria. Los muchachos de ahora se le parecen,
más de lo que ellos mismos se imaginan.

Dos de los trovancheros más queridos y escuchados aquí en Santiago de
Cuba son Renier Fernández Font y Ruslan Fernández Ríos, junto a otros
más como Pedro Antonio Sánchez y Noelito, ahora de emigrante en La
Habana. En la foto que acompaña este artículo están en uno de los
eventos Longina de Santa Clara, echándole a la trova con ganas, aunque
sin la guitarra en las manos, en son de coros. Pero es que a todo ellos
se atreven.

Renier es uno de los jóvenes trovadores que todos quieren escuchar en
las noches de Peña, porque los otros siempre cantan lo mismo con lo
mismo. Pero Renier sabe lo que quiere desde que nació en el Reparto
Flores donde sigue viviendo. Su camino es elocuente: estudió percusión,
fue rapero, recibió lecciones de piano, y de loco se puso a
hacer rap con una guitarra acústica. Ahora fusiona su trova con bossa
nova, rap, jazz, rumba, son, salsa, de todo. Como comenzó haciendo rap,
sus temas siempre tienen un trasfondo social. “Articulo 1” es
un reggae trova que gusta mucho en Guantánamo, “Son de conga”, “Bar de
añoranza”, “La Mulata”…

Ruslan es un atrevido vacilador de la vida, nació aquí en el barrio 30
de noviembre: “hasta que la permuta y Dios lo permita, porque hay que
irse para La Habana, yo me voy delante, llego allí, hago un contingente
y le digo a la gente que echen para allá: tírense ahí a dormir y vamos a
luchar”.

De arquitecto tiene mucho, eso fue lo que estudió, para colmo quiere
hacerse Máster, y mientras trabaja en una de las empresas de la
construcción con más “pincha” por el 500 aniversario de Santiago de
Cuba, le queda tiempo para vacilar con las cuerdas. Su problema social
son “las mulatonas de aquí de Santiago, las saco en todos los coros”.
Tiene canciones serias, pero le gusta hacer lo que él mismo llama “trova
pervertida”, sus temas así se presentan: “Canción para una mujer
accidentada”, “Filing nostálgico por un orgasmo sentimental”, “La
canción del Babujal”…

La trova la hacen porque les gusta, ellos dos defienden esa idea, no
quieren ni piensan hacerse ricos con una guitarra, pero tienen muchas
cosas que decir y saben que la trova tradicional, o la imagen de alguien
sentado y entonando, no es lo que siempre atrae al público. Si los
dejaran, hasta teatrova hicieran, como hicieron o hacen muchos desde
Augusto Blanca, pasando por Rubén Lester, William Vivanco, hasta
Alejandro Zamora.

Lo que más puede emocionar de estos dos trovancheros de Santiago de Cuba
es, además de su humor empedernido, la certeza de que quieren cantarle a
la gente que tienen al lado y no perderse “haciendo sopa”.

De momento, Renier y Ruslan están en eso, defendiendo las ansias de
trova en Santiago, es decir, la Chagotrovancia.

Underground, ideología musical de Mortuary

Confieso que he conocido pocas bandas de rock que definan con tamaña
claridad el concepto underground como lo hace Mortuary, un grupo nacido
en la nororiental provincia de Holguín hace ya una década.

Desde agosto de 2005, los holguineros cultivan el porno gore grind, un
género extremo que ya producía en aquel entonces trazas importantes con
agrupaciones como los españoles de Tu Carne, Rompeprop (Holanda), CBT
provenientes de Alemania, y otras.

Sucede que la propia esencia del porno gore grind determina el
distanciamiento de Mortuary con los cánones establecidos. Letras
vinculadas al sexo y al humor negro, portadas con fotos bien explícitas,
y melodías con la fuerza concentrada en poco más de un minuto de
duración, hacen de este proyecto un producto único en el país. Su
alineación incluye a Pablo Rodríguez en el bajo, Germán Albero en la
guitarra, Enmanuel Andrés en la batería y Adrián Aballe como voz principal.

PMU conversó con sus integrantes en la sala Maxim Rock a propósito de
una presentación enmarcada en las celebraciones por los diez años de
carrera. Hasta la capitalina instalación llegaron como siempre, por sus
medios, con la única retribución posible en el aplauso del público. No
piden más.

Pablo Rodríguez, director de la banda, dijo que el nacimiento se produce
por la inexistencia de un grupo que se dedicara a este género, el que se
identifica a la perfección con la ideología musical de los miembros
fundadores. “A nosotros no nos interesa el mercado, ni ser
profesionales, porque esto implica responder a otros intereses. No
aceptamos que nadie nos diga lo que tenemos que hacer, ni cómo, ni
dónde. No queremos salir en Cuerda Viva, ni cobrar un centavo por
presentarnos en algún lugar. Somos independientes en todo. El mundo
underground nos interesa porque creo pertenecemos a él”.

Asimismo, su baterista Enmanuel Andrés apuntó que diez años es un tiempo
considerable para una banda cubana con sus preceptos. “Ha sido mucho
tiempo de sacrificio y entrega de los músicos, para sobreponernos a la
escasez de instrumentos y a algunas incomprensiones de los dirigentes
culturales de nuestro país”.

“Movernos en el mundo underground nos ha salvado de muchos problemas.
Somos fieles al género que se mueve por la pornografía, tanto en las
letras como en la gráfica de nuestras producciones independientes. No
hay otra manera de hacer porno gore grind”, añadió Enmanuel.

Mortuary cuenta en su botín con tres demos, un CD en vivo y un disco
compilatorio. En el 2006 lanzaron su primer fonograma de producción
independiente, Rustic Sex. Dos años después nació Gore Sex y en el 2011
vio la luz Unharmony Sex. En las Rockmerías de mayo del 2013, la banda
grabó en vivo Lesbian in the Tropic, y este 2015 produjeron el álbum
resumen Ten Fucking Years of Perversion, que reúne las composiciones más
importantes de su carrera.

Con este sentir extremo no podía faltar en Mortuary la capacidad
performática y según Enmanuel, han sumado a sus presentaciones en
directo vestuarios ensangrentados, caretas antigás y otros aditamentos
que han sido recibidos de manera satisfactoria por el público. “La única
intención es recrear lo que cantamos con una visualidad sugerente que
defina lo que entendemos por música. Hasta el momento hemos tenido
algunos encontronazos, hasta el punto de que nos censuran algunas de
nuestras producciones”, refirió Pablo y recordó memorables jornadas en
festivales de toda Cuba, especialmente en el Metal HG de su tierra natal.

Ambos coinciden en sentirse contentos con la labor desplegada durante
dos lustros, sobre todo por la acogida desprejuiciada que les han dado
en numerosas plazas de Cuba, un hecho que fue constatado fehacientemente
aquella noche sabatina en la sala Maxim Rock.

Ver fotos del evento

Otros artículos:

• ¿Contracultura cubana?
• El Chama crece
• El color de la sangre
• Se ha perdido una sonera
• Un temba haciendo arreglos

El termómetro

Unlight Domain

Ruins of Creation

Unlight Domain es una de las bandas más importantes de la escena cubana
de black metal y este disco su obra maestra hasta la fecha. El prestigio
que posee lo ha ganado no solo a través de sus fonogramas, sino durante
las cuantiosas presentaciones en directo, donde siempre se ve a una
banda entregada al 100%. A dicho proceder, el público siempre reacciona
de la manera más positiva posible y he ahí una relación verdadera, sin
la intervención de los gérmenes del mercantilismo contemporáneo.

Este disco lleva por nombre Ruins of Creation, que traducido al
castellano es Las Ruinas de la Creación. A muchos les debe sonar como
una frase bíblica, pero si echamos un vistazo a la portada veremos que
se trata más bien de un holocausto bélico. Al frente aparece un anciano
sentado en un trono que sostiene con su mano izquierda un cetro, por
tanto sugiere un poderoso personaje y quizás enemigo de la Humanidad. Al
fondo, y bajo la penumbra que proyectan densos nubarrones, yacen los
desvencijados edificios de lo que fuera alguna vez una populosa ciudad.

Ruins of Creation es fruto de la pericia del guitarrista Iván Leonard,
el vocalista José Blanco, el bajista Camilo Vera y el baterista Andry
Hernández. Estos cuatro músicos consiguieron fraguar un sonido compacto,
técnico y con matices progresivos. Toda colección del mejor black
metalfacturado en Cuba está incompleta sin la inclusión de esta obra
imperecedera.

En comparación con discos anteriores se aprecia una notable mejoría,
imputada a la progresión musical que viene mostrando la banda
gradualmente. En esta ocasión fue tal que Ruins of Creation ha sido
aclamado como un clásico del black metal cubano por parte de varios
analistas y consumidores del metal extremo. Para ser preciso, debo
acotar que cuando me refiero a clásico lo hago a la acepción siguiente:
“obra que se tiene por modelo digno de imitación”. Este es un gran
reconocimiento, porque unos pocos creadores tienen el privilegio de
dejar una verdadera impronta en la escena nacional.

Sobre el paso seguro que mantiene la banda, Mr. Rovira expresó: “Unlight
Domain desde su fundación está trabajando muy fuerte y muestra de ello
han dejado en cada grabación. Nunca está conforme y precisamente ahí
radica la fuerza que la conduce por un camino lleno de obstáculos, pero
con paso seguro. La confianza en cuanto puede conseguir parece nunca
haber flaqueado, una virtud que le ha permitido experimentar y al mismo
tiempo mantenerse a la vanguardia”.

La grabación, mezcla y masterización estuvo al cuidado de Iván Leonard
en su artesanal Supremacy Studio. Debo reconocer que consiguió un sonido
bastante limpio, ya que son audibles todos los instrumentos. Este
resultado posiciona a Iván como uno de los productores independientes de
más acierto dentro del país, sin temor a equivocarme. Señalar que la
portada es obra de Ernesto García (Inkuba) y que indudablemente merece
la máxima calificación posible.

La instrumentación es altamente competente con buenos riffs de guitarra,
bajo más que convincente, percusión muy capaz y un desempeño vocal
encomiable. Cada tema tiene lo suyo, pero recomiendo prestar especial
atención a “The Age of Man”, “Blacken”, “Twisted Map of Hell” y “Rising
Demise (Inner Demons)”.

Temas:
1. Summon
2. Pagan Lore
3. Dressed in Twilight
4. The Age of Man
5. Blacken
6. Twisted Map of Hell
7. Deus Ex
8. Masters of Frustration
9. Ritual of the Six
10. Rising Demise (Inner Demons II)
11. Beneath The Mask

Morbo

Vampire’s Supremacy

Pocos imaginaron que en la ciudad de Baracoa germinara una banda
de metal extremo y mucho menos que apostara por el controversial black
metal. Su música bebe del legado de bandas europeas, pero con una
producción extremadamente sucia que de un modo singular le otorga una
dimensión de profusa maldad ancestral. Se trata de una genuina propuesta
underground, con suficiente pegada para cautivar a los seguidores de la
música más desoladora y mortífera.

Morbo lleva varios años como abanderada del metal guantanamero y ha
expuesto su arte en los festivales Metal HG (Holguín), Rox
(Contramaestre, Santiago de Cuba) y Sonidos de la Ciudad (Camagüey). Sin
embargo, a estas alturas es una de las bandas menos conocidas del país,
incluso dentro de la región oriental. Debo hacer énfasis en que jamás
han tenido las cosas fáciles, ya que los prejuicios en torno a su música
y el incipiente respaldo obstaculizan considerablemente.

Para esta entrega aportaron su ingenio el guitarrista líder Rubén Darío
Matos Martin, el guitarrista rítmico y director Soelmer Bartutis Toirac,
el bajista Joaquin Grimon Guilbeaux, el baterista Leuvis Barbon Gonzáles
y el vocalista Yumar Guilbeaux Legra. Destacar que es Rubén quien se
ocupa de la dirección musical por poseer una formación académica, los
demás son autodidactas.

El disco lleva por título Vampire’s Supremacy, que se traduce como La
Supremacía del Vampiro. Aquí nos encontramos nuevamente con la tradición
europea, pues varias de las bandas pioneras del género y otras de gran
aceptación, en años recientes han abordado el vampirismo. Un dato
curioso en este sentido es que Mephisto, banda holguinera que cultivó
por vez primera el black metal en Cuba, también se inspiró en el mito de
los inmortales bebedores de sangre.

Musicalmente es un trabajo perfectible en muchos aspectos, pero la
intensidad no decae en ningún momento. Se nota que sus creadores estaban
inspirados y que dieron lo mejor de sí para conseguir un disco digno,
pero sucedió que la tecnología y la ausencia de unas manos maestras se
hicieron sentir en todos los temas. La grabación y la mezcla se
realizaron en el artesanal Beyond The Mountain Studios con las
limitantes que impone una producción independiente.

El empleo de exuberantes trémolos y voces salidas del mismísimo Averno
son los condimentos más importantes. Particularmente encuentro las voces
muy logradas, trasmiten un odio indescriptible. También hay solos de
guitarra, y aunque fugaces, dejan claro que estos músicos baracoenses
tienen concepto musical. La batería es machacona, pero sin ser uno de
sus puntos álgidos, no desentona.

La portada es súper sencilla, pero convincente, como muchos dicen. Un
diseño modesto con créditos para Aneli, pero que guarda estrecha
relación con el título del disco. Representa un vampiro en medio de la
oscuridad y con una expresión de ira o similar. Puede ser que este ser
sobrenatural esté sediento de la sangre de cuanta persona arremeta
contra los creadores y seguidores del black metal cubano.

Con sus virtudes y sus defectos, este es un disco que se disfruta de
principio a fin. Recomiendo escuchar cada uno de los temas, pero a mi
juicio, los mejores momentos están contenidos en el homónimo “Vampire’s
Supremacy”.

Temas:
1. Blood
2. Trauma
3. Vampire’s Supremacy
4. The Queen of Damned Death

Cartelera

15 de julio 2015: Caminos de Palabras presenta el 4to Festival
Internacional “Zonas Poéticas” del 15 al 21 de julio en La Habana.

04 de agosto 2015: Superconcierto 5 el 5, dedicado al 5to. Aniversario
de Los Negros Zulus, de la AKDmia, en la Plaza Juventud 2000, Calle
Martorell final, Reparto Frank País, ciudad de Colón, Provincia de
Matanzas, desde las 9:00 p.m. hasta las 5:00 a.m. del 5 de agosto.

Palamúsica Underground (PMU) es una publicación empeñada en otorgarles
espacio nacional e internacional a los creadores y artistas musicales
del ambiente musical underground cubano. Publicamos artículos semanales,
críticas de discos, noticias y fotos de conciertos, descargas y mucho
más en nuestro sitio digital www.palamusicaunderground.com.

Para mantenerte al día por nuestro servicio de correo electrónico sobre
las últimas noticias de PMU, suscríbete a nuestro boletín electrónico
aquí, o escríbenos a pmu@palamusicaunderground.com y pide que te
agreguemos a nuestra lista de envío.

Para mantenerte al día por SMS de los próximos conciertos underground,
suscríbete a nuestras notificaciones de SMS aquí, o deja una llamada
perdida al número 5-315-4326. Si en algún momento deseas salir de la
lista, puedes hacerlo enviando un SMS al mismo número con la palabra SALIR.

También tenemos un buzón de voz donde puedes escuchar de manera gratuita
los próximos conciertos haciendo una llamada al número 5-380-5446.

Si eres artista o fanático y deseas contribuir con PMU, tus noticias y
artículos originales son bienvenidos. También nos interesan tus
opiniones, comentarios y sugerencias. Solo escríbenos a través
de www.palamusicaunderground.com, o a pmu@palamusicaunderground.com.

¡Ahora también estamos en el paquete semanal!

Source: Boletín de la música underground en Cuba – Misceláneas de Cuba –
http://www.miscelaneasdecuba.net/web/Article/Index/559da8da3a682e11b00dae1f#.VZ6Kgvmqqko

Tags: , , , , , , , , , ,

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *