Racismo – Cuba – Racism
Categorías
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
No Spanish?
EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish
Archivos
Comentarios

Se nos fue un Ekobio

Se nos fue un Ekobio
[15-06-2015 22:24:15]
Enrique Díaz Rodríguez

(www.miscelaneasdecuba.net).- Osdel Lemos Mariño era un cubano joven y
alegre. En su barrio le apodaban el Chispa. Murió en un hospital a
consecuencia de unos disparos recibidos.
Fue un joven negro perteneciente a la sociedad secreta Abakuá, donde
solo se admiten hombres que cumplan con un estricto código moral.

Vivía en Marianao, en el barrio los Pocitos.

La noche de la tragedia había salido con unos amigos en busca de
distracción.

En los Pocitos, los jóvenes para divertirse recurren a las únicas
opciones existentes, las del fruto de su imaginacion. Viven la diaria
rutina de un perenne aburrimiento.

Alcohol, drogas, prostitución y juegos prohibidos. Todo a la orden del día.

El Chispa no vivía en una burbuja. Su vida transcurrió en este ambiente.
Se crió entre aseres y moninas. Entre racismo, puñaladas y tiros.

Conoció la prisión cuando el jefe de sector la cogió con él y le aplico
la ley del vago o del peligro. Preso se endureció aun más, la cárcel
transforma a los hombres.

Vivir en un barrio como el suyo implicaba defenderse a como diera lugar,
por eso fue guapo cien por ciento. Eso sí, respetuoso, buen hijo, buen
padre y nunca un abusador.

Comentan que le dieron cuatro tiros por amparar a un amigo. Los
proyectiles le afectaron principalmente el estomago y el hígado.

Llegó vivo al Hospital Militar ‘Carlos Juan Finlay`. Los médicos lo
estabilizaron para más tarde poder intervenirlo quirúrgicamente.

Murió a los pocos días rumbo al salón de operaciones.

La policía no arrestó a nadie, puesto que el Chispa no delató al que le
disparó. La palabra chivato no figuraba en su diccionario. Era un negro
guapo y la cuenta debía saldarla por sí mismo.

Hoy los restos del Chispa yacen en una fría tumba.

El barrio sigue igual. Los jóvenes continúan saliendo los fines de
semana en busca de diversión. Son jóvenes y están en la edad de la alegría.

El Chispa ya es historia. Solo lo recuerdan sus familiares, algún que
otro fiel amigo y, su asesino.

El Chispa murió en un barrio marginal de Cuba. Fue un joven criado a la
sombra de un modelo social carente de vicios y de violencia.

Source: Se nos fue un Ekobio – Misceláneas de Cuba –
http://www.miscelaneasdecuba.net/web/Article/Index/557f427f3a682e09e4c2e1f7#.VX_aOPmqqko

Tags: , , , , , ,

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *