Racismo – Cuba – Racism
Categorías
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
No Spanish?
EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish
Archivos
Comentarios

El Crítico – la música como instrumento subversivo en Cuba

El Crítico: la música como instrumento subversivo en Cuba
ESPECIAL PARA EL NUEVO HERALD

Angel Yunier Remón Arzuaga, el rapero cubano conocido como “El Crítico”,
formó parte de la lista de 53 presos políticos liberados a petición de
Estados Unidos. Durante su tiempo en la cárcel mantuvo una huelga de
hambre de 27 días y se negó a usar el uniforme de la prisión. Ahora
quiere volver a su música con un fuerte mensaje de condena al gobierno
de la isla.
EL NUEVO HERALD
02/02/2015 7:33 PM

La Habana
Tras un viaje de casi 12 horas desde su tierra natal en Bayamo – la
ciudad en el oriente de Cuba donde nació el himno nacional con un grito
al combate contra España – el rapero conocido como “El Crítico” y el
activista disidente Alexander Otero celebraban su libertad en un bar en
La Habana Vieja. Solo dos semanas después de haber sido excarcelados en
la guerra de palabras contra el gobierno castrista, están listos para
una nueva batalla.

Angel Yunier Remón Arzuaga es el único músico en la lista de 53 presos
políticos liberados en enero por el gobierno cubano como parte del
acuerdo para restablecer las relaciones con Estados Unidos. Su crimen
fue escribir en la puerta de su casa “Abajo la Dictadura”.

Parte del grupo de hip-hop Los Hijos Que Nadie Quiso, las canciones de
Remón arremeten contra la propaganda oficialista del régimen como un
machete en el campo, con fuerza y sin perdón:

LA REALIDAD DE BAYAMO, CUBA
Vea el video de la canción del rapero “El Crítico”
“Yo no inventé lo de los actos de repudio/ yo no hundí el Remolcador 13
de Marzo/ yo no fui el que asesinó a Boitel/ yo no soy el culpable del
Mariel…”

Su “libertad” en sí tiene condiciones: cualquier cosa que Remón, de 31
años, haga que el gobierno considere fuera de las normas revolucionarias
tendrá consecuencias. Pero ya está planeando traer su música de
descontento a La Habana.

“Creo que este diálogo va a ser muy positivo y satisfactorio para el
pueblo cubano”, dice Remón, en la primera entrevista en persona que
ofrece a un medio de Miami, sobre las nuevas relaciones diplomáticas
entre Cuba y Washington. “Y será beneficioso para nuestro pueblo porque
vamos a tener la posibilidad de compartir con personas que viven en una
democracia”.

Por su parte, Otero, de 38 años y quien exhibe en su brazo derecho un
tatuaje que dice “No a los Castro”, asegura que el maltrato sufrido
durante más de año y medio de prisión no frenará su activismo para
demandar mejoras en la isla.

“A mí me golpearon muy duro varias veces en la cárcel al punto de casi
provocarme una isquemia cerebral”, dice Otero. “Y nos golpeaban así por
nuestra posición crítica a un sistema que no tolera voces distintas […]
Ahora lo que esperamos es que con estas negociaciones con Estados Unidos
los cubanos podamos expresarnos sin ser golpeados por pensar diferente”.

SU CRIMEN?

Remón y Otero fueron arrestados el 26 de marzo del 2013 acusados de
desacato y atentado contra la autoridad. Aquella madrugada Remón dice
haber sufrido un acto de repudio: la fachada de su casa en el reparto
Ciro Redondo, en Bayamo, fue pintarrajeada con brea y asfalto.

Ángel Remón “El Crítico”, en su primera entrevista tras ser liberado por
el gobierno de Cuba
Los enmascarados que arremetieron contra su vivienda no fueron
identificados y los reclamos de Remón a los dirigentes del Comité de
Defensa de la Revolución (CDR) de poco sirvieron, dice el rapero. Poco
después escribió en la fachada atacada, “Abajo la dictadura”.

“La gente empezó a juntarse para ver lo que me había pasado y de pronto
un agente se me vino encima”, recuerda Remón, quien es coordinador en
Bayamo de la opositora Unión Patriótica de Cuba (UNPACU). “Pero luego el
agente alegó que yo lo ataqué y me llevaron a la cárcel”.

Enterado del incidente, Otero fue a defender a Remón. Incluso empezó a
criticar a voz en cuello los abusos de las autoridades contra los
disidentes de la isla.

“Exigimos al gobierno de Cuba que le dé el paso a las nuevas
generaciones”, gritó Otero en la vía pública aquel día. “Porque el
cubano que le roba al gobierno es inocente; porque ladrón que le roba a
otro ladrón tiene 100 años de perdón; porque este es un gobierno
corrupto”, continuó.

Poco después, ambos fueron encarcelados en la prisión de Las Mangas, en
Bayamo, y entre octubre y noviembre del 2013, El Crítico inició una
huelga de hambre de casi un mes con la cual exigía la celebración del
juicio oral. Tras la huelga de hambre que incluso despertó
movilizaciones solidarias en la Calle Ocho de Miami, los tribunales
cubanos condenaron en octubre del 2014 a cinco años de prisión a Otero y
ocho para El Crítico.

La prisión fue un tormento a punta de golpizas por parte de los guardias
e incluso, en ocasiones, a Remón se le prohibía la visita de familiares,
recuerda el cantautor. Hasta tuvo que combatir la cólera.

“Alex [Otero] y yo no accedíamos a varias normas disciplinarias a las
que eran sujetos los presos comunes, como vestir uniformes grises”, dice
Remón. “Nosotros nos vestíamos de blanco, pero en varias ocasiones
éramos sometidos a castigos y nos dejaban en ropa interior”.

“Yo no reprimo al que piense diferente/ yo no tranqué a 75 inocentes…”

Gracias a la activa estrategia mediática de la UNPACU, las denuncias de
El Crítico desde la cárcel llegaron a internet y You Tube, y su caso
alcanzó la repercusión internacional suficiente para que Estados Unidos
intercediera por él ante el gobierno de Raúl Castro.

TRASPASANDO FRONTERAS

El Crítico no es un caso aislado dentro de una creciente tendencia a la
politización del arte y la cultura en Cuba.

En sus más de dos décadas de historia, el movimiento de hip-hop en Cuba
ha traspasado las fronteras del discurso tolerado por las autoridades y
ha abordado temas polémicos que van desde el racismo y el acoso de la
policía, hasta el peligroso cuestionamiento a la autoridad de Fidel y
Raúl Castro.

Músicos, escritores, realizadores audiovisuales y artistas plásticos
cubanos intentan con más fuerza mover el “piso” político de la isla
aunque las consecuencias son graves.

La artista Tania Bruguera sigue retenida en Cuba desde diciembre, tras
intentar un performance con micrófono abierto en la Plaza de la Revolución.

MI DELITO
“Yo no inventé lo de los actos de repudio/
yo no hundí el remolcador 13 de marzo/
yo no fui el que asesinó a Boitel/
yo no soy el culpable del Mariel/
yo no reprimo al que piense diferente/
yo no tranqué a 75 inocentes/
mira cuántos delitos en la gaveta tú has guarda’o/
este sí es mi delito/ hablar de lo que tú no has habla’o”.

Otro rapero contestatario, Maikel Oksobo (El Dkano), fue recientemente
condenado a prisión por “peligrosidad predelictiva”. Encarcelados se
encuentran el graffitero Danilo Maldonado así como el escritor Ángel
Santiesteban, autor del libro de cuentos de la prisión Los hijos que
nadie quiso, en el que se inspiró Remón para titular el dúo de rap que
creó junto a Yudier Blanco Pacheco.

“Mira cuántos delitos en la gaveta tú has guarda’o/ este sí es mi
delito/ hablar de lo que tú no has habla’o”.

Pero a diferencia de otras manifestaciones artísticas que necesitan
entrenamiento y muchos recursos, el hip-hop nació en Cuba conectado con
las preocupaciones de jóvenes con entornos sociales difíciles y
limitaciones económicas, como Remón, a quien se le quemó su casa.

Cuando apenas tenía 18 años, fue encarcelado por robar ropa en una
tienda y fue condenado a seis años de prisión. Y allí, asegura, moldeó
su espíritu crítico, que ahora refleja en las letras de varias de sus
canciones producidas en Bayamo.

“Tengo el expediente sucio por culpa de quien se ensaña, antecedentes
penales del penal de mi enseñanza. Bayamenses robaremos o veremos la
esperanza”, dice El Crítico en su canción Realidad de Bayamo.

Remón, quien compone rap contestario desde el 2010, dice que planea
difundir sus canciones en La Habana y, más adelante, en el circuito
internacional.

“Cuando salí de la cárcel me sentí muy alegre de reencontrarme con mi
familia”, dice Remón. “Pero en esta nueva etapa en que se está
negociando para restablecer las relaciones entre Cuba y Estados Unidos
planeo mantenerme en el activismo por la lucha de la democracia y la
justicia social dentro de nuestro país”.

Source: Cuba Desde Adentro | El Critico –
http://pubsys.elnuevoherald.com/static/media/projects/2015/elcritico/index.html

Tags: , , , , , , , , , , ,

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *