Racismo – Cuba – Racism
Categorías
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
No Spanish?
EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish
Archivos
Comentarios

Los males heredados y su continuidad

Los males heredados y su continuidad
octubre 8, 2014 5:29 pm·

Cuba actualidad, Guanajay, Artemisa, (PD) No ha faltado una Constitución
en Cuba que no haya echo alusión al problema discriminatorio en Cuba,
todo lo cual demuestra una preocupación en aras de alcanzar una igualdad
que no esté signada por las diferencias. Pero sin embargo, todo proyecto
que se ha propuesto zanjar esta problemática, se ha visto mutilado por
disímiles causas, tanto políticas como sociales.

La discriminación racial es un fenómeno que se ha arrastrado en Cuba
hasta los tiempos actuales. No hace honor al anhelo martiano de una
patria “con todos y para el bien de todos”, ni a su concepto plural de
la igualdad, en aras de alcanzar, como el mismo dijera en carta a su
fiel amigo Juan Gualberto Gómez, “toda la justicia”.

La revolución castrista heredó males y prejuicios que trató de resolver
a conveniencia de sus políticas y en detrimento de la verdadera voluntad
ciudadana.

Así, se anuló la Constitución de 1940, con la cual debía regirse la
nación. Vino aquello de “¿elecciones para qué?”, y se vivió de espaldas
a todo proyecto de Carta Magna y a expensas de los deseos de Fidel Castro.

La persistencia del racismo en Cuba es fruto también de estas amañadas
decisiones, que colapsaron toda esperanza de una patria diferente,
apegada a la idiosincrasia del cubano y a sus conceptos de lo nacional.

Ya no se le podía echar la culpa del fracaso integracionista cubano a
los Estados Unidos, pero la cantaleta se amplificó hasta nuestros días.
Involucran ahora a los antirracistas independientes, tildándolos de
“mercenarios” y construyendo fábulas de riñas entre grupos luchadores
contra el racismo y la discriminación. Toda una falacia para calar en el
subconsciente de la ciudadanía, siempre con propósitos malsanos y cobardes.

Los desequilibrios sociales internos de la sociedad cubana a partir de
la revolución castrista, sus modos de contención y la nula transparencia
de los señalamientos de las causas de los errores, ayudaron a no
visualizar el racismo existente.

En el año 2007, cifras oficiales indicaban que el mayor por ciento de
presos en Cuba, eran blancos. Pero sin embargo, los negros y mulatos
llevaban el mayor peso condenatorio por delitos iguales o similares a
los cometidos por blancos, lo que demuestra que el racismo contra este
grupo étnico, está ejercido tanto por las esferas particulares como en
aquellas oficiales.

En los tribunales, negros y mulatos son juzgados en su gran mayoría por
jueces y fiscales blancos. Muchos de ellos están educados bajo una
tradición racista y segregacionista que comienza en el hogar y tiene
reafirmaciones en las aulas, donde muchos maestros prejuiciosos no
valorizan igual a los alumnos, porque en sus genes sigue como premisa la
diferenciación por el color de la piel.

El papel del Estado sigue los mismos patrones tradicionales que se
acomodan de forma palpable en la implementación de medidas y la elección
de miembros en las políticas públicas. Todo esto contribuye al deterioro
psíquico del hombre negro, a quien el bienestar le resulta inalcanzable.

En Cuba, el racismo cuenta con la anuencia del Estado, que es su emisor
fundamental.

Para Cuba actualidad: mal26755@gmail.com

Source: Los males heredados y su continuidad | Primavera Digital –
http://primaveradigital.net/los-males-heredados-y-su-continuidad/

Tags: , ,

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *