Racismo – Cuba – Racism
Categorías
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
No Spanish?
EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish
Archivos
Comentarios

Disidentes y adictos

Disidentes y adictos
BERTRAND DE LA GRANGE | Madrid | 10 Nov 2013 – 9:47 am.

En Madrid estuvieron, cada uno por su lado, el disidente socialdemócrata
Manuel Cuesta Morúa y el bloguero oficialista Iroel Sánchez.

Casi 230.000 personas han salido legalmente de Cuba desde la entrada en
vigor, el pasado 14 de enero, de la reforma que eliminó gran parte de
las restricciones para viajar. Antes de esa fecha, solo viajaban los
adictos al régimen. Los disidentes huían ilegalmente de la Isla a bordo
de embarcaciones inseguras o aprovechaban las expulsiones masivas que
solía teatralizar Fidel Castro en su pulso con el “imperio”.

Hoy todos viajan, tanto los partidarios como los adversarios de la
dictadura castrista. Y, a veces, sus rutas se cruzan. Algunos, sin duda,
se hablan y comparten experiencias en privado. Otros, sobre todo los más
conocidos, no se dejan ver con nadie del otro bando. Así ocurrió esta
semana en Madrid, donde estuvieron, cada uno por su lado, el disidente
socialdemócrata Manuel Cuesta Morúa y el bloguero oficialista Iroel Sánchez.

El primero participó en sendos actos públicos organizados por la
Fundación Hispano-Cubana y la Asociación de Iberoamericanos por la
Libertad, dos entidades anticomunistas con sede en la capital española.
El otro recorrió quince ciudades españolas de la mano de grupos
procastristas, antes de recalar en Madrid, donde se presentó ante la
Asociación de Corresponsales de Prensa Extranjera.

Como era de esperarse, no coincidieron en nada. Según Morúa, Cuba “tiene
lo peor del capitalismo y lo peor del autoritarismo latinoamericano”. El
fundador del Arco Progresista asegura que la situación económica del
país se ha deteriorado a consecuencia del fracaso del plan de reformas
—”actualización” del modelo socialista, como se llama oficialmente—
lanzado por el presidente Raúl Castro en 2010.

La legalización del trabajo por cuenta propia iba supuestamente a dar
empleo a los cientos de miles de funcionarios despedidos por el Estado,
que ya no dispone de recursos para pagar los salarios. Sin embargo, dice
Morúa, los “impuestos confiscatorios” y los decomisos abusivos de
mercancías están golpeando duramente el incipiente sector privado: el
20% de los cuentapropistas “han devuelto sus licencias, porque les era
absolutamente imposible seguir adelante con su actividad, especialmente
los que se dedicaban a la venta de ropa”.

Ahí donde uno ve un fracaso rotundo, que contribuye a aumentar “la
pobreza, el racismo y la fragmentación social”, el otro asegura que Cuba
“ha encontrado una alternativa” al capitalismo. “No es perfecta”,
concede Iroel Sánchez, “pero nuestros programas gratuitos de educación y
de salud nos han permitido mantener una alta clasificación en el Índice
del Desarrollo Humano de la ONU”. Sin aportar un solo dato que lo
sustente, el autor del blog La pupila insomne, agrega que “los empleos
estatales han sido reemplazados por empleos no estatales mejor remunerados”.

¿Viven el bloguero oficialista y el disidente socialdemócrata en dos
planetas diferentes? En realidad, más que en dos planetas, viven en
tiempos diferentes. El primero está claramente anclado en el pasado y en
la figura de Fidel Castro —lo cita varias veces, pero no menciona a
Raúl—. El otro, en cambio, habla del futuro y de los cambios
imprescindibles para sacar al país del barranco donde está metido.

“La oposición tiene que descartar las diferencias ideológicas y buscar
consensos, más allá del rechazo que todos sentimos por los Castro y el
Estado totalitario que han creado”, dice Morúa. Se trata de definir una
“estrategia de país” y un nuevo marco constitucional, que “se apoye en
la participación de todos los ciudadanos, dentro y fuera de la Isla”.
Según el disidente, la sociedad cubana ya no ve al Estado “como el
padrecito que lo resuelve todo”, sino más bien “como el obstáculo que le
impide construir su propio bienestar”.

Además de las insalvables discrepancias sobre el fondo, el bloguero y el
disidente tienen una actitud totalmente opuesta en cuanto al trato hacia
los que piensan de otra manera. Morúa es un hombre de diálogo y apuesta
a una transición pacífica —¿a la española?— que implica una alianza
entre la oposición y los sectores desafectos del Partido Comunista: “hay
una fractura dentro del PCC entre las elites y las bases”, asegura.

Iroel Sánchez, en cambio, profesa tal odio y desprecio hacia los
disidentes que no los llama por sus nombres. Cuando señala a las Damas
de Blanco, habla de un grupo de mujeres que deben de “tener mucho jabón
porque siempre andan vestidas de blanco”. Guillermo Fariñas es el
“premio Sajarov [de los derechos humanos, otorgado por el Parlamento
Europeo] que se reúne con el Bin Laden de Miami, un terrorista que es
responsable de la voladura de un avión cubano con 73 pasajeros”. Y la
bloguera Yoani Sánchez, bestia negra del régimen, es una que “está
pagada por Estados Unidos”.

En su intervención ante la prensa, el bloguero fidelista alabó el papel
de La Habana en las conversaciones de paz que se desarrollan actualmente
en la Isla entre el Gobierno colombiano y la guerrilla de las FARC. Le
faltó explicar por qué no se puede hacer lo mismo entre cubanos.

Source: “Disidentes y adictos | Diario de Cuba” –
http://www.diariodecuba.com/cuba/1384024272_5864.html

Tags: , , , , , , , , , , ,

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *