Racismo – Cuba – Racism
Categorías
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
No Spanish?
EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish
Archivos
Comentarios

Un muerto enterrado y casi olvidado

Un muerto enterrado y casi olvidado
LUNES, 07 DE OCTUBRE DE 2013 02:51 ESCRITO POR OSCAR SÁNCHEZ MADAN

Cuba actualidad, Cidra, Matanzas, (PD) Bajo la dirección del nada
carismático general Raúl Castro Ruz, jefe máximo del Gobierno y el
Partido Comunista de Cuba, se desarrolló, en La Habana, el VIII Congreso
de los Comités de Defensa de la Revolución (CDR).

El objetivo de dicho evento fue debatir sobre la manera en que los
partidarios del régimen se proponen resucitar esta añeja e inservible
organización de vigilancia “revolucionaria”.

Tres días -es decir, del 26 al 28 de septiembre- no bastaron, para que
los seguidores del castrismo arribaran a conclusiones, supuestamente
efectivas, que les permitan idear la mejor forma de ¿revivir? la
presunta mayor organización de masas del país, fundada por el ex
gobernante Fidel Castro, en septiembre de 1960.

Las discusiones del evento se centraron en la necesidad de estimular a
los jóvenes para que no huyan de la agrupación y se incorporen a las
tareas trazadas por el Partido único.

El perfeccionamiento del trabajo ideológico y la vigilancia sobre la
población y sobre dirigentes administrativos de base, fue un tema que
estuvo marcado en la agenda, como fundamental.

Durante las últimas dos décadas, la membrecía de los CDR ha disminuido.
A la inmensa mayoría de sus integrantes los caracteriza la apatía y la
inercia ante las misiones encomendadas por el gobierno. La ciudadanía,
en especial la juventud, se ha cansado de colaborar con una organización
que no les resuelve ninguno de los problemas que enfrentan, derivados de
la crisis económica que afecta al país.

La misma prensa oficial informó cómo participantes en la magna cita se
quejaron de la pobre reacción de los cederistas ante el urgente llamado
de Raúl Castro a enfrentar con resolución las manifestaciones delictivas
y las indisciplinas sociales en cada barrio.

Y es que esta organización se creó para satisfacer los apetitos
politiqueros de los comandantes de La Habana. No pueden identificarse
más con ella, las ciudadanas y los ciudadanos que sufren el racismo, la
represión de la policía, la escasez de medicamentos, la falta de
transporte, los altos precios, entre otras penurias. Este pueblo ha
soportado por mucho tiempo a los gobernantes porfiados.

Llama la atención el hecho de que los delegados al Congreso hablaron más
de lo que no se ha hecho para solucionar los conflictos en los barrios,
que de lo que se debe hacer.

Frases huecas y monótonas matizaron este encuentro. Durante las
intervenciones fue escuchada la retórica de siempre acerca de la defensa
de un socialismo sobre el cual, el mismo Fidel Castro dijo que ya no
funciona. Alocuciones demagógicas caracterizaron un ambiente en el que
la palabra “vigilancia” se escuchó una y otra vez. Asimismo, se abordó
la tan cacareada necesidad del rescate de los valores ético-morales de
la ciudadanía.

Hay que destacar también que el Partido Comunista logró que varios
miembros de su ala juvenil, hablaran en la reunión. Uno de ellos criticó
el hecho de que se culpe siempre a la juventud de los problemas que
atañen también a los adultos.

No perdieron la oportunidad los participantes en el evento, de obsequiar
un cuadro al jefe de Estado como muestra de su significativa
genuflexión. El culto a los Grandes Hermanos es una tarea de primer
orden en los regímenes dictatoriales.

Pero más allá de las kilométricas peroratas de los partidarios de la más
vieja dictadura del Hemisferio Occidental, el muerto, es decir, los CDR,
no logró ser resucitado. Por dicha razón, el Congreso sólo se vivió en
la instalación que sirvió de sede y en los reportajes de la prensa
oficial. Tal vez algún que otro comunista destacado hizo escasos
comentarios en su barrio, pero por supuesto, resultaron intranscendentes.

De lo que sí hablaron algunas personas fue del 53 aniversario de la
organización. Claro, en no muchos suburbios había ron, caldosa (ajiaco
mal elaborado), torta y otras bebidas alcohólicas que garantizaron una
pálida asistencia a los “festejos” por el cumpleaños de la fenecida
agrupación, durante la noche del 27 de septiembre.

El congreso cederista ya es historia. En la capital, provincias y
municipios, la vida sigue igual. Esto se debe, sin dudas, a que los
comunistas cubanos y sus partidarios, no lograron ni lograrán resucitar
un muerto enterrado y casi olvidado, los Comités de Defensa de la
Revolución, cuya alma debe estar, en estos precisos instantes, en el
infierno.

Para Cuba actualidad: sanchesmadan61@yahoo.com

Source: “Un muerto enterrado y casi olvidado | Cuba noticias
actualidad.Periodismo independiente.” –
http://www.primaveradigital.org/primavera/politica/54-politica/8790-un-muerto-enterrado-y-casi-olvidado-.html

Tags: , , ,

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *