Racismo – Cuba – Racism
Categorías
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
No Spanish?
EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish
Archivos
Comentarios

Violencia intrafamiliar, otra asignatura pendiente

Violencia intrafamiliar, otra asignatura pendiente

Lunes, Abril 1, 2013 | Por Juan Antonio Madrazo Luna

LA HABANA, Cuba, abril, www.cubanet.org -El patriarcado, la homofobia,

el racismo y la violencia intrafamiliar son algunos de los ejes de la

violencia que, en la sociedad cubana, descansan sobre bases ideológicas.

Aquí no existe ley alguna contra la violencia. Mientras el mundo dispone

de programas de entrenamientos contra hombres envenenados, aquí el

sistema educacional no cuenta con personal calificado para escuchar al

otro, y el abuso de poder, por parte de muchos profesores, es una realidad.

El personal de la Salud no está capacitado para brindar asistencia a

víctimas de la violencia doméstica, ni para identificar diversas formas

de la misma. Es notable la ausencia de asistencia especializada a

víctimas y de medidas que regulen su protección. Los medios tampoco

cuentan con una pedagogía audiovisual diseñada para desmontar el fenómeno.

Según comenta la ensayista Zaida Capote, aún la sociedad cubana no

cuenta con un decreto legal que condene la violencia, y los medios de

comunicación audiovisual no tienen conciencia sobre tal hecho, aunque de

vez en cuando aparecen campañas en la televisión, pero por lo general

esto ocurre cuando son pagadas por alguna ONG. No hay política de

prevención para frenar la violencia.

El machismo y la homofobia son comportamientos naturalizados y el

silencio también es una forma brutal de violencia, particularmente el

silencio que ignora, humilla y descalifica al otro desde el

emplazamiento político. La Violencia de Estado es un conflicto que

muchos ciudadanos asumen como algo legal en nombre de la soberanía y los

intereses del pueblo.

En nombre de esa violencia que ha sido convertida en una ecuación

distinguida, se han reprimido los lazos afectivos, los amores disidentes

y las sexualidades alternativas, se parametraron a muchos intelectuales

y artistas por pensar diferente, y el acto de repudio fue incorporado

como política normativa de contención ante lo diverso.

La llamada violencia revolucionaria y la obsesión por controlar el

ejercicio del pensamiento, son relaciones marcadas y construidas por el

poder, que se cree superior. Aún recuerdo como en nombre de esa

violencia revolucionaria, fueron humilladas las poetisas María Elena

Cruz Varela y Carilda Oliver Labra; la primera, arrastrada por

fundamentalistas que le hicieron tragar sus versos, la otra recibiría

también una paliza, por lo cual ninguno de los miembros de la Unión

Nacional de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC) asumió la protesta

pública, como no lo hicieron cuando el narrador Ángel Santiesteban

fuera golpeado salvajemente por traspasar los límites normativos.

También, la narrativa de la violencia de los años 60 y 70, calificada

por el ensayista Alberto Garrandés como un sendero corto y accidentado

de la literatura en Cuba, se convirtió en un dispositivo para intentar

desmontar y sustituir la edad de oro de la República, en las letras, por

literatura de consignas.

En cuanto a la violencia intrafamiliar, existe una cultura de la no

denuncia en cuanto a la misma. Es un conflicto que va ganando espacio en

los últimos años, particularmente el maltrato infantil, en el cual el

incesto ha asomado su sucia cara. No hay respuesta jurídica para los

altos índices de violencia intrafamiliar que hoy se registran, son

muchos los vacíos jurídicos que normalizan que no haya una legislación

específica.

Hoy, las vidas de muchísimas mujeres están cruzadas por este mal, y

desde fenómenos como la estética del reggaetón, la violencia se

amplifica y es bienvenida. Ahí están las canciones de Patty White,

Chocolate y Osmany García, coreadas por miles de jóvenes.

Urge la movilización de la sociedad cubana para desmontar todos los

ejercicios posibles de la violencia. Solo desde la ciudadanía está el

compromiso de que no quede anclada como una asignatura pendiente más.

madrazoluna@gmail.com

http://www.cubanet.org/articulos/violencia-intrafamiliar-otra-asignatura-pendiente/

Tags: , , ,

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *