Racismo – Cuba – Racism
Categorías
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
No Spanish?
EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish
Archivos
Comentarios

Para los negros cubanos, la revolución no ha comenzado

Sociedad

Roberto Zurbano: 'Para los negros cubanos, la revolución no ha comenzado'

DDC | Madrid | 25 Mar 2013 – 6:29 pm.

El director del Fondo Editorial de Casa de las Américas critica la

incapacidad del Gobierno para revertir el racismo en la Isla y las

desventajas de los negros para beneficiarse de las reformas.

Los resultados para los cubanos de las medidas económicas puestas en

marcha por el Gobierno de Raúl Castro "dependen del color de la piel",

denunció el crítico y ensayista de la Isla Roberto Zurbano en un

artículo publicado este fin de semana en el diario estadounidense The

New York Times.

"Los cambios son las últimas noticias que salen de Cuba, aunque para los

afrocubanos como yo son más un sueño que una realidad", dijo Zurbano y

calificó de ridículas algunas de las prohibiciones eliminadas, como las

de hospedarse en un hotel, comprar un teléfono celular, vender la casa o

el auto y viajar al exterior.

"El sector privado de la Isla disfruta ahora de cierto grado de

liberación económica, pero los negros no están bien posicionados para

sacar ventaja de ello", advirtió y criticó que en sus 54 años en el

poder el Gobierno cubano haya sido "incapaz de superar" el racismo.

Zurbano, director del Fondo Editorial de la Casa de las Américas y

vicepresidente de la Asociación de Escritores de la oficialista UNEAC,

recordó que el llamado Período Especial y las medidas que tomó el

Gobierno para intentar paliarlo profundizaron diferencias dentro de la

sociedad cubana.

Para frenar el malestar, el Gobierno ordenó la economía en dos sectores:

uno para los negocios privados y las empresas extranjeras, cuyos

trabajadores consiguieron el acceso a divisas, y otro estatal, que

mantuvo el viejo orden socialista y en el cual los empleados ganan el

equivalente a 20 dólares al mes, explicó.

"La diferencia económica creó dos realidades contrastantes que persisten

hoy. La primera es la de los cubanos blancos, que han movilizado sus

recursos para entrar en una nueva economía impulsada por el mercado y

cosechar los beneficios de un socialismo supuestamente más abierto. La

otra es la de la pluralidad de los negros, que es testigo de la muerte

de la utopía socialista", señaló.

Zurbano ejemplificó otras diferencias entre la población blanca y negra

de la Isla. "La mayor parte de las remesas provenientes del exterior

—principalmente de Miami, el centro neurálgico de la comunidad de

exiliados, en su mayoría blanca— va a los cubanos blancos", mencionó.

Además, los blancos "tienden a vivir en las mejores casas, que pueden

ser fácilmente convertidas en restaurantes o alojamientos (para

turistas), el tipo más común de negocios privados en Cuba".

"Los negros tienen menos bienes y dinero, y también tienen que lidiar

con el racismo generalizado", añadió el ensayista. "No hace mucho era

común que los gerentes de los hoteles, por ejemplo, contrataran solo a

personal blanco para no herir la supuesta sensibilidad de clientes

europeos", indicó.

"Este tipo de racismo flagrante se ha vuelto menos aceptable

socialmente, pero los negros siguen lamentablemente poco representados

en el turismo —probablemente el sector más lucrativo de la economía— y

están lejos de los blancos en cuanto a negocios propios", dijo.

Zurbano consideró que "el racismo ha estado oculto y se ha reforzado en

Cuba en parte porque no se habla de él".

"El Gobierno no ha permitido que los perjuicios raciales sean debatidos

o confrontados política o culturalmente. En lugar de esto, a menudo ha

pretendido que no existen". Criticó.

En pasadas décadas, "poner en duda el grado de progreso racial era

equivalente a un acto contrarrevolución. Esto hizo imposible señalar lo

obvio: es racismo está vivo y saludable", afirmó.

"Ahora, en el siglo XXI, se ha hecho evidente que la población negra

está insuficientemente representada en universidades y en las esferas de

poder económico y político, y sobrerrepresentada en la economía

sumergida, el ámbito penal y los barrios marginales", señaló el ensayista

Dijo tener esperanza de que para 2018, cuando Raúl Castro ha dicho que

dejará el poder, "el movimiento antirracista de Cuba haya crecido legal

y logísticamente, y pueda traer soluciones prometidas desde hace tanto y

esperadas por los cubanos negros".

"Un importante primer paso sería conseguir finalmente un conteo oficial

preciso de los afrocubanos", opinó Zurbano. "La población negra en Cuba

es mucho mayor que reflejada en los números de los censos recientes. El

número de negros en las calles socava, de la forma más obvia, el fraude

numérico que nos sitúa en menos de una quinta parte de la población",

denunció.

"El final del Gobierno de los Castro significará el fin de una era en la

política cubana", dijo Zurbano. "No es realista esperar un presidente

negro, dada la insuficiente conciencia racial en la Isla. Pero en el

momento en que Raúl Castro abandone su oficina, Cuba será un lugar muy

diferente".

"Solo podemos esperar que mujeres, negros y jóvenes sean capaces de

ayudar a llevar la nación hacia una mayor igualdad de oportunidades y el

logro de una ciudadanía plena para los cubanos de todos los colores",

concluyó.

http://www.diariodecuba.com/cuba/1364232593_2338.html

Tags: , , ,

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *