Racismo – Cuba – Racism
Categorías
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
No Spanish?
EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish
Archivos
Comentarios

Reclamo silencioso

Reclamo silencioso

Miércoles, 10 de Octubre de 2012 01:23

Escrito por Manuel Aguirre Lavarrere (Mackandal)

"Sin igualdad verdadera entre todos los cubanos, República y Revolución

serían una mentira funesta."

Salvador García Agüero

Cuba actualidad, Guanajay, Artemisa, (PD) La casi nula articulación en

el señalamiento de los problemas negros y la necesidad de que este

segmento poblacional entre a jugar el papel al que históricamente está

llamado, se hace imprescindible en el momento que vive la sociedad cubana.

Toda aquella parafernalia propagandística usada por el régimen en los

primeros años de la revolución en cuanto a la erradicación del racismo,

para afianzarse mediante el engaño en el poder, lo llevó a múltiples

invitaciones a afro-americanos en un momento en que la lucha contra la

discriminación racial en Estados Unidos llegaba a un nivel inusitado.

De esa situación se aprovechó la emergente revolución cubana en su

enfrentamiento al vecino del Norte. Utilizó a periodistas, escritores y

artistas afroamericanos que embriagados por los prometedores discursos

de Fidel Castro, dieron un puntaje exitoso al régimen en cuanto al tema

de las desigualdades por el color de la piel en Cuba.

Esto fue suficiente para que el gobierno de la Isla diera por concluida

la discriminación. Echó tierra y dio pisón a la cuestión racial, sin

querer reconocer que el racismo no se corta de golpe y porrazo porque un

hombre, apremiado por otros intereses, lo haya dicho.

De ahí el silencio y reacomodo subterráneo de la exclusión y los

estereotipos negativos contra negros y mestizos en Cuba. Y de ahí

también la intransigencia de los dirigentes cubanos, hegemónicos,

sectarios y supremacistas blancos que comienzan entonces el camino del

no mirar al otro y mantener así sus privilegios y las mancuernas al

derecho y al aliento mismo de la democracia, traicionando el espíritu

humanista de José Martí.

Pero bien pensadas las cosas, no hace falta el reconocimiento político

para las acciones cívicas que son inherentes a la sociedad civil cuando

se sabe manipulada y tomada como masa de pan que se acomoda al molde de

la mano que lo amasa.

El llamado a una cruzada nacional contra el racismo y la exclusión

social en Cuba, propuesta por el no gubernamental Movimiento de

Integración Racial Juan Gualberto Gómez, demostraría el nivel tan alto

de rechazo y la antipatía que se le profesa al régimen por dar la

callada por respuesta a un tema que debe ser de primera línea en la

agenda de cada dirigente que se precie y que sepa reconocer los derechos

del otro.

Mientras que no se articule, de forma pacífica y valiente, la brecha en

la población multiétnica cubana y los espacios públicos de participación

ocupen el lugar de discusión y debate que históricamente tuvieron, donde

quepan tanto las ideas contrarias al sistema como las moldeables al

socialismo, y dejen de ser patrimonio privado de una sola voz, la

decepción de negros y mulatos continuará en aumento, como un reclamo

silencioso hacia lo que les corresponde.

Para Cuba actualidad: makandalmm@yahoo.com

http://primaveradigital.org/primavera/component/content/article/119-derechos-humanos/5418-reclamo-silencioso.html

Tags: ,

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *