Racismo – Cuba – Racism
Categorías
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
No Spanish?
EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish
Archivos
Comentarios

Cubanas negras y mestizas en busca de un imaginario propio

Cubanas negras y mestizas en busca de un imaginario propio

[09-10-2012]

Lucas Garve

Fundación por la Libertad de Expresión

(www.miscelaneasdecuba.net).- La población femenina negra en Cuba carece

de un imaginario negro femenino valedero. Las únicas opciones con que

cuentan las mujeres negras y mestizas para un imprescindible

empoderamiento son las atletas que obtienen alguna que otra medalla en

competencias deportivas internacionales y las cantantes cubanas que

modelan sus curvas a fuerza de silicona y pestañas postizas o los

Orischas femeninos en último término.

A parte del jineteo, la reventa de la pacotilla y la quincalla

proveniente de familiares de Méjico, Miami o de Ecuador, por solamente

mencionar tres puntos de abastecimiento de mercaderías en el presente, a

las afrocubanas les queda solamente la opción de sentarse en un portal

detrás de un cable lleno de percheros de jeans, mini-shorts, tee-shirts

plagados de colorines y cuentas de brillo, zapatos de mujer y hombre de

tercera calidad, copias de perfumes de marca, etc.

Mucho se habla de la necesidad de empoderamiento ciudadano y de los

grupos en situación económica desfavorable en Cuba, pero resulta cuanto

antes que conozcan que en Cuba hubo mujeres negras y mestizas que

aportaron mucho a sus hermanos de raza.

Mucho más en estos momentos cuando hasta el Presidente Raúl Castro

reconoce que el salario no alcanza y el pasado 26 de julio admitió que

si la fuerza laboral del país no produce más, no podría ni pensarse en

un aumento de salarios.

Entonces cómo resolver ese problema crucial que es el de sostener

económicamente a la familia. Cuando un porciento elevado de hogares

cuenta con un solo salario para todos, después que se puso en práctica

un plan de racionalización de la fuerza de trabajo como una de las

"medidas de actualización económica aprobadas en último Congreso del

Partido Comunista de Cuba.

¿Podrán las mujeres negras y mestizas sentirse realmente valoradas si no

tienen ni siquiera un ejemplo realmente edificante que las guíe para

encontrar una vía que les garantice sobrevivir en medio de la crisis

socio-económica en que sobreviven desde finales de los 80?

Incluso siendo más dura la situación en los hogares encabezados por

madres divorciadas o solteras que capean solas o con escasa ayuda una

cotidianeidad caracterizada por la carestía y la descapitalización

material, la deficiente situación de las viviendas en un país en el que

se calcula que un 80 % de ellas se mantienen en regular o mal estado

constructivo.

Además, en los sectores más desfavorecidos económicamente, sobre todo en

los barrios francamente marginales, ellas están obligadas a encarar un

escenario donde está presente la violencia intrafamiliar y hasta la

violencia callejera, así como no está exentan del abuso sexual, las

violaciones y agresiones físicas para robarles lo poco que poseen.

La mayoría abrumadora de mujeres negras y mestizas de Cuba solamente

conocen a afrocubanas como la madre de los Maceo, la excelsa Mariana

Grajales y a María Cabrales, la esposa del Titán. Significa esto que los

ejemplos provistos por la propaganda oficial son los de madres y esposas

sacrificadas al altar de la Patria, las entregadas a una causa política.

Nada incorrecto desde el punto de vista de los valores patrios y de

nacionalismo.

Más fueron ejemplos del siglo XIX. Personajes pertenecientes a un pasado

que siendo meritorio de ser recordado, no obstante no aportan una

solución a los problemas cotidianos que las afrocubanas del siglo XXI en

la isla enfrentan.

Mientras, ¿Por qué se ignora en nuestra Historia la existencia

organizada en revistas, asociaciones y sociedades raciales y gremiales

también de mujeres como Úrsula Coimbra de Valverde, Catalina Pozo Gato,

Salie Derosme, Cristina Ayala, la poetisa África de Céspedes, la ex

esclava letrada María Ángela Storini, América Font, Felipa Basilio,

Etelvina Zayas, Catalina Medina, Pastora Ramos, Lucrecia González,

Carmen Piedra, Consuelo Serra, Inocencia Silveira, Arabella Oña, María

Dámasa Jova y muchas más mujeres negras y mestizas que escribieron y

defendieron la visibilidad de la mujer negra y de la mestiza, la

necesidad de la Educación familiar e institucional y el esfuerzo de su

ascensión social por ocupar un lugar como profesionales , incluso mucho

antes que las mujeres blancas y que abogaron porque las afrocubanas sean

tenidas en cuenta en el relato reexaminado y revalorizado de la nación

cubana?

Cuando toneladas de papel se invierten en libros de relatos históricos,

en la permanente campaña política oficial y acerca de personas, casi

siempre de piel blanca, que no aportan en lo absoluto ejemplos válidos a

la situación en que vive el grupo poblacional afrocubano, en su mayoría

en precaria situación económica.

¿Cuál razón asiste a las autoridades gubernamentales para continuar

ignorando los esfuerzos de miles de mujeres y de hombres afrocubanos

también que lograron mejorar su condición social y económica y ponerlos

como ejemplos en épocas anteriores?

¿Por qué demora tanto la promoción a puestos de decisión de mujeres

afrocubanas profesionales en todos los sectores y sobre todo en el de la

salud, de la educación, de las ciencias técnicas? Porque sí las hay, al

saberse por cifras oficiales que el 65% de la fuerza técnica y

profesional cubana la componen mujeres.

Todas estas carencias unidas hacen que la mayoría de la población

femenina negra y mestiza se sienta menospreciada, desvalorizada y

alejada de acudir a soluciones que no sean otras que la emergencia de la

marginalidad presente como escape a la crisis personal y de la sociedad

en su conjunto.

En resumen, las campañas promovidas en los últimos veinte meses

aproximadamente por varias entidades y organizaciones vinculadas al

gobierno cubano para promover la visibilidad de los afrocubanos en

general deberán, si realmente les interesa lograrlo, comenzar por

ofrecerles a las afrocubanas la recuperación de un imaginario femenino

que las ayude a reforzar la visibilidad necesaria como un factor que las

movilice hacia un proceso de cambio en un futuro de democratización en

Cuba.

http://www.miscelaneasdecuba.net/web/article.asp?artID=37340

Tags: , , ,

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *