Racismo – Cuba – Racism
Categorías
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
No Spanish?
EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish
Archivos
Comentarios

Para nunca acabar

Para nunca acabar

septiembre 26, 2012

María Matienzo Puerto

HAVANA TIMES — Los suegros de Adela son la típica pareja cubana de esa

generación. Un par de ancianos con odios compartidos. La suegra no le

perdona al suegro una infidelidad de los primeros años de matrimonio con

una mujer negra.

Cada vez que puede se lo recuerda. El suegro no dice nada, pero Adela me

contó que esa mujer negra fue el amor de su vida y que la relación no

siguió adelante porque era, precisamente, una mujer negra. Y entonces,

¿qué iba a decir la familia?

Ese era el pensamiento de muchos hombres blancos de esa época (eso al

menos pensaba yo). Las mujeres negras y mulatas solo eran "escogidas" en

calidad de amantes y nunca para esposas. Aunque, por supuesto, los casos

de transgresiones, sobran.

Qué terrible, ¿verdad? Dentro de la ya desventajosa posición social de

la mujer, ser negra o mulata era otra, digamos, subcategoría.

Yo pensé que esos constructos sociales habían quedado en el ya lejano

siglo XX cuando Elena me cuenta lo que le sucedió con una relación que

terminó hace unas semanas.

Él, hombre blanco llamado a ser uno de esos nuevos ricos, después de

algunas semanas de "apasionados" encuentros amorosos decidió que no

debían continuar porque se estaba enamorando y eso iba en contra de sus

planes.

Ella quedó destrozada. Él nunca contó con que el sentimiento podía ser

recíproco. Sin embargo, Elena entendió y se consoló pensando que para

ella también una relación en estos momentos era contraproducente.

Pero como dicen los viejos por acá: "la mentira tiene piernas cortas" y

a menos de quince días de la ruptura "modelo social europeo", sin

llantos ni súplicas ni desgarramientos excesivos, llegó la noticia. Él

estaba comprometido con una preciosidad rubia.

No hubo reclamaciones de parte de Elena. Realmente no había nada que

reclamar. Elena se quedó con el sabor amargo en la boca de haber sido

rechazada, decantada como si fuera un mueble o ganado o quién sabe qué más.

Estas historias personales que parecen extraídas de una novela

folletinesca parece que no acaban con la modernidad.

No sé en otras partes del mundo, pero aquí el tema de la racialidad no

tiene fin. Cuando uno piensa que ha avanzado en algo, se da cuenta que

otros han retrocedido no sé cuántos pasos.

Y si a eso le sumamos que la educación no está encaminada a que la

sociedad civil sea más asertiva. Realmente, no sé hacia dónde vamos.

http://www.havanatimes.org/sp/?p=72225

Tags: ,

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *