Racismo – Cuba – Racism
Categorías
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Archivos
Comentarios

Ubres cibernéticas


Ubres cibernéticas

Se levanta la veda de los artefactos de vídeo: En el mercado callejero
la oferta crece a empujones de la globalización y a contrapelo de la
'batalla de ideas'.

Federico Fornés, La Habana

viernes 18 de mayo de 2007 6:00:00

Está eufórico. "¡Al fin… Gracias Fifooo!", suspira mirando al cielo y
suelta una bocanada. Es de los que convierte una buena noticia en una
promesa de mercado.

Detrás de sus espejuelos de pasta, su pelo recién cortado y su aire de
inspector, Ariola capta al vuelo la nueva que la trae el vecino. Los
cubanos ya pueden importar individualmente todo tipo de equipos de vídeo.

Semanas antes de ser publicada en la Gaceta Oficial, la gente ya
manejaba el dato en la calle.

La exclusión estaba vigente desde 1979 y se había reforzado en 2002.
"Resulta conveniente eliminar la prohibición", expresa un lacónico texto
firmado por la ministra Georgina Barreiro, para "las importaciones que
sin carácter comercial se realizan por viajeros y mediante envíos".

El Estado nunca comercializó máquinas de vídeo de ningún tipo, aunque
permitió la entrada al país a cuentagotas autorizando a un mínimo grupo
de viajeros a introducir los aparatos: personal aéreo, diplomáticos,
marinos mercantes y colaboradores civiles en el extranjero.

El resto corría el riesgo del decomiso, salvo que estuviera dispuesto a
pagar una buena suma a los aduaneros.

Para el cubano de a pie las ofertas en el mercado son difíciles de
responder: un DVD cifra los 250 ó 300 convertibles. En cambio, los
vídeos VHS han caído en desgracia por su obsolescencia: se pueden
obtener por 60 u 80 convertibles.

Una política de apariencias

En la retórica oficial, todos esos artefactos no hacen otra cosa que
"envenenar conciencias". Sin , las casas estatales de alquiler de
películas nunca han tenido pudor en circular, en su mayor parte, el cine
más comercial que se factura en Occidente y Oriente.

Una política de apariencias estaba intacta. Ahora con la entrada
permitida de equipos de vídeo tal parece que la ideológica,
rebautizada como "batalla de ideas", se bate en retirada y que los
pruritos ya no importan para quienes tomaron la medida.

En un mercado subterráneo que vive de mostrarse, cada disco —ya sea de
música o de cine o videojuegos— se tasa en dos convertibles o cincuenta
pesos, que es su equivalente.

Para el Estado cubano, la competencia es incontestable. En sus tiendas
una película de vídeo cuesta diez convertibles y un DVD quince. Sus
competidores callejeros están fuera de todo alcance.

"Todo esto lo voy a vender", dice Ariola planeando la mano sobre el
bastidor atestado de títulos. La frase parece más audaz que convincente.
La venduta está parapetada a la entrada de un sólido edificio habanero.
Si hay peligro de inspección, en un santiamén será desmontada y "¡aquí
no pasó nada!".

En este tenderete de DVD y CD la gente se detiene, mira, revisa, pero
apenas "si cae alguien en el jamo", explica este jubilado de la empresa
eléctrica. Aunque no venda un peso, nunca pierde el buen humor. Su vida,
como la de muchos cubanos, se acomoda a los altibajos.

Con 72 años aprendió rudimentos de computación en uno de los clubes
habilitados por el Estado y comenzó en el "giro de quemar películas y
juegos".

Como este, pululan los puestos de venta en la ciudad, ilegales a la
vista de todos. Se trata de pura piratería audiovisual, un fenómeno
mundial que está enloqueciendo a las grandes empresas.

De acuerdo con estimados, en un año circulan unos 70 millones de
productos piratas, contra 30 millones de origen legal. Las pérdidas para
el sector audiovisual son de miles de millones de dólares al año.

La oferta de Ariola es un clon de casi todas las demás. Las últimas
películas cubanas, como El Benny, Mañana o La edad de la peseta, u otras
menos recientes, como Suite Habana o La vida es silbar, de Fernando Pérez.

También puede ser el calco de una tienducha tercermundista de Hollywood.
Misión imposible I y II, La guerra de los mundos, Duro de matar,
Hannibal y una larga lista de medianías.

¿Acaso algún clásico? Ariola no se detiene en la pregunta y recomienda
examinar los videojuegos.

En este rubro hay para escoger. Juegos de guerra como Medal of honor,
Crusaders, Specops Ranger elite o 007 Tomorrow never dies. Si todavía se
quiere sentir más catastrofismo, entonces a la mano está Nuclear
strikes. Y si lo que se pretende es que los niños se mantengan
entretenidos, entonces se oferta Asterix y Obelix.

No hay rastro de juegos eróticos y mucho menos porno, los que meterían
en problemas a cualquiera de estos videomercaderes.

El lado económico

Con la importación individual de DVD y videoconsolas, las autoridades
cubanas esperan recaudaciones importantes en frontera. Por cada equipo
el propietario tendrá que abonar unos 200 convertibles.

El lado económico del asunto está cubriendo de dinero las advertencias
ideológicas de la prensa.

"No es difícil encontrar hoy en las computadoras personales y hasta en
las instaladas en centros de trabajo y otras instituciones, multitud de
videojuegos que complacen casi todos los gustos", denunció semanas atrás
el periódico Juventud Rebelde, el único autorizado para abordar asuntos
espinosos.

Subraya el medio que en la actualidad los videojuegos son cuestionados
por los efectos nocivos de algunos de ellos, que "en muchas ocasiones
fomentan la violencia, el racismo o la xenofobia" y "también pueden
obsesionar a los jugadores hasta provocarse la muerte ellos mismos".

Las argumentaciones de Juventud Rebelde son letra muerta para Mireya J,
empleada de oficina de 39 años que pudo celebrar los quince de su única
hija alquilando su play station traído de contrabando desde México.

Por cincuenta pesos o dos convertibles el día, la videoconsola pasó de
mano en mano por todo Alamar, una barriada obrera del este
metropolitano. Luego de un par de años en explotación, terminó
arrebatada por dos chiquillos que pasaron en bicicleta.

"Me dio más dinero que una vaca", dice Mireya. El bando de los
emprendedores no dejaría de tenerla entre los suyos.

Dirección URL:
http://www.cubaencuentro.com/es/encuentro-en-la-red/cuba/articulos/ubres-ciberneticas

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *